Intención de Tesorería es hacer un arreglo de pago por ¢836 millones con el mismo banco que aceptó financiarlos para las elecciones venideras, Lafise

Por: Aarón Sequeira 2 septiembre
El tesorero del PAC, Anthony Cascante, reconoció que hubo un despilfarro en la campaña presidencial del 2014 que los puso en medio de una crisis financiera.
El tesorero del PAC, Anthony Cascante, reconoció que hubo un despilfarro en la campaña presidencial del 2014 que los puso en medio de una crisis financiera.

La Asamblea Nacional del PAC aprobó esta tarde una especie de plan de rescate financiero que tiene una doble intención: ayudarle a pagar la deuda millonaria que tiene la agrupación política y, además, tener financiamiento disponible para las elecciones nacionales del 2018.

La propuesta, presentada por el tesorero saliente de la agrupación, Anthony Cascante, incluye la autorización para que el comité ejecutivo nacional del Partido Acción Ciudadana (PAC) pueda endeudarse hasta por ¢3.500 millones para cubrir los gastos para las elecciones nacionales del 2018 y también hacer un arreglo de pago con el banco que también lo va a financiar: Lafise.

En el caso del financiamiento para la campaña, Cascante explicó a La Nación que se crea un fideicomiso con Lafise por ¢2.500 millones, igual a las elecciones 2014, que se incrementaría en ¢1.000 millones más si se cumplen varias condiciones: que se dispare la intención de voto para el PAC o que Alvarado acceda a una segunda ronda electoral.

Además de la deuda con objetivos electorales, la propuesta incluye la posibilidad de pagar una deuda que mantiene con Lafise por ¢836 millones, primero con un adelanto de ¢690 millones entregables en un plazo de seis meses y el pago de ¢4 millones durante 48 meses.

Esa deuda fue generada por lo que Cascante reconoció como un "despilfarro" en la elección presidencial del 2014, sobre todo en la segunda ronda.

El tesorero partidario comentó que ese adelanto se pagará con dinero que ya el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) le autorizó al PAC y que se le pidió a las autoridades electorales que no se lo entregue a la agrupación, sino que la traslade al banco.

Las únicas dudas en aprobar la moción del tesorero surgieron entre los asambleístas de Alajuela, quienes solicitaron un día antes de votar favorable el plan de rescate financiero de Cascante; no obstante, no tuvieron el apoyo suficiente y se aprobó la propuesta de financiamiento.

Luego de esa discusión, la Asamblea del PAC se fue a un receso de almuerzo, para continuar por la tarde con la elección de las nuevas autoridades partidarias: comité ejecutivo, comisión política, tribunal electoral, de ética y de alzada.