Diputados evangélicos lamentan decisión de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos

Por: Natasha Cambronero 26 junio, 2015

“Me siento dolido, me parece que no es la decisión correcta (…). Nadie nace homosexual, no existe ninguna prueba científica que lo certifique. Por el contrario de trata de una conducta aprendida, solo de una preferencia. Cuando dos hombres puedan procrear un niño, cambiaré de opinión”.

Así reaccionó el diputado y presidente del Partido Accesibilidad Sin Exlusión (PASE), Óscar López, ante la decisión histórica de la Corte Suprema de los Estados Unidos, de legalizar el matrimonio de parejas del mismo sexo en cualquier lugar del país.

López aseguró que respeta a las personas gais, pero insiste en que el matrimonio es solo entre un hombre y una mujer.

Al igual que él, los legisladores del bloque evangélico, lamentan la decisión que tomó ese país norteamericano y esperan que esa decisión no se repita en Costa Rica.

“El matrimonio es más que un acuerdo, debemos defender el concepto de familia, de hogar, permitirle a nuestros hijos que tengan un papá y una mamá”, dijo Gonzalo Ramírez, de Renovación Costarricense.

Mientras que Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana agregó: “Obviamente yo creo que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Difiero de la tesis de la Corte que fue de cinco contra cuatro. Cuando dijo que no estoy de acuerdo no es por una cuestión de homofobia o por ser evangélico. Simplemete es una resolución que no comparto y espero que no se repita en el país”.

A favor. No obstante, en la Asamblea Legislativa otros diputados aplaudieron la decisión de Estados Unidos y por el contrario, esperan que sea una aliciente para que en el país se camine en la misma dirección.

Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el jefe de la fracción del Frente Amplio, Gerardo Vargas Varela, son dos de los diputados en favor del matrimonio homosexual.

“Todo lo que sea avanzar en derechos humanos es un paso en la dirección correcta y eventualmente aquí vamos a tener que aceptar que dos personas del mismo sexo se amen. Es mejor dos adultos del mismo sexo que se amen, que dos que peleen. Son pasos en favor del amor, en favor de la paz”, declaró Solís.

Por su parte, Vargas opinó: “es una señal importantísima en la evolución del tema de derechos humanos. La decisión de Estados Unidos es una señal de que avanzamos en el reconocimiento de los derechos de las parejas gais”.

En Costa Rica, el Movimiento Diversidad también celebró el anuncio de los Estados Unidos, que implica que el matrimonio homosexual es legal en todo Norteamérica, pues en México y Canadá ya lo habían aprobado.