Fraile franciscano insta a los feligreses a ejercer el voto en las próximas elecciones

Por: Alberto Barrantes C., Alejandro Méndez Leiva 25 diciembre, 2013
Fray Gabriel Enrique Montero (izq.) es el nuevo obispo de San Isidro de El General. El nuncio en Costa Rica, Pierre Nguyen, lo presentó el pasado 24 de diciembre.
Fray Gabriel Enrique Montero (izq.) es el nuevo obispo de San Isidro de El General. El nuncio en Costa Rica, Pierre Nguyen, lo presentó el pasado 24 de diciembre.

El fraile franciscano Gabriel Enrique Montero es el nuevo obispo de la diócesis de San Isidro de El General y en su presentación a la Iglesia católica lanzó una crítica a los políticos costarricenses.

“Les pido que gobiernen para el pueblo y no para sus propios intereses. Conozco muy bien el porqué la gente está decepcionada”, manifestó el obispo Montero.

Este franciscano, de 68 años, está consciente de la apatía electoral que hay en la zona sur del país.

Golfito tuvo un abstencionismo del 45,7%, siendo el segundo cantón en las elecciones del 2010 que se negó a apoyar a los electores.

“Lo que les puedo decir es que el abstencionismo no nos va a ayudar en nada. Eso solo va a llevar a las ruinas a la democracia costarricense”, dijo el fraile.

Este 24 de diciembre, el papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Guillermo Loría, obispo emérito de San Isidro de El General. Ahora, la diócesis deberá definir el día en que monseñor Montero asuma las riendas de la diócesis.

El franciscano asegura que seguirá utilizando el hábito gris como parte de su identidad religiosa y enfatizó en la importancia de llevar el mensaje al pueblo.

“El papa Francisco nos hace un llamado a salir del templo para llevar el Evangelio al pueblo. Un obispo que no esté cerca de los feligreses, no tiene sentido”, agregó.

El nuncio apostólico, Pierre Nguyen, pidió oraciones por el nuevo obispo y le dio ayer la bendición, en la Nunciatura Apostólica, ubicada en Rohrmoser.

“Es un regalo de Navidad que nos da el Papa. Es una gran alegría para la Iglesia católica y le deseo lo mejor al nuevo obispo en esta nueva misión”, dijo el nuncio.

En el pueblo. Fray Gabriel Montero tendrá a su cargo unas 26 parroquias y asegura que aún tiene que estudiar cuáles son las necesidades más fuertes de la diócesis.

“No podría asegurar cuáles son las necesidades más fuertes. No conozco muy bien a la diócesis, pero tengo toda la voluntad de hacer lo mejor por la gente. Soy muy consciente de mis muchas limitaciones, pero estoy confiado en el poder de Dios y en las oraciones de muchas personas”, dijo el nuevo obispo.

Monseñor Montero arribó a Costa Rica hace cuatro meses, luego de tres años de formar religiosos en Kenia, África.

Los primeros años de sacerdocio del nuevo obispo fueron en las comunidades de Golfito, Río Claro y Ciudad Neily, a las que denominó como su “primer amor”.

De cara a las próximas elecciones, dijo que los políticos en general necesitan un mejor contacto con el electorado que sobrepase las promesas de campaña electoral.

“Necesitamos políticos comprometidos que se preocupen por conducir este país de una mejor manera”, concluyó. Colaboró Mario Cordero, corresponsal de ln.