Por: Carlos Láscarez S. 26 noviembre, 2016

El fruto de 24 años de trabajo quedó hecho añicos para Misael Solís Córdoba, quien perdió su panificadora, luego del paso del huracán Otto por el centro de Upala.

Este vecino de El Higuerón de Upala, recordó que se quedó en la vivienda de una hija, con la intención de estar cerca del negocio.

“Me fui antes de que llegara lo duro. Nunca había visto una forma de llover así. El agua entraba por todo lado y se llevó todo. Con Juana, lo viví en La Suiza de Turrialba, pero no tuvo punto de comparación. Nadie esperaba que esto ocurriera”, recordó con pesar Solís.

“A las 4:30 a. m. (este viernes) me llamaron para decirme que la panadería estaba abierta, por lo que salí de la casa y me encontré con esto (cortinas caídas).

”Los hornos y las urnas quedaron llenas de barro e inservibles, y con lo que ha costado comprarlas. Fueron dos horas intensas de lluvias”, dijo Solís.

También lamentó la desaparición de unas escrituras de unos lotes, los cuales tenía planeado vender pronto.

Etiquetado como: