Estado requiere desalojar la zona para iniciar ampliación de estructura

Por: Diego Bosque 14 febrero
Luis Cascante, alcalde de Tibás, escuchó el lunes por la tarde el reclamo de los vecinos que serían desalojados.
Luis Cascante, alcalde de Tibás, escuchó el lunes por la tarde el reclamo de los vecinos que serían desalojados.

Alquilarles una casa por tres meses y gestionarles un bono de vivienda es la oferta que planteó el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) a las familias vecinas del puente sobre el río Virilla, en la ruta 32, conocido como puente del Saprissa.

El MOPT, junto a autoridades del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), se reunieron este lunes con 19 de las 40 familias que deben abandonar los alrededores del puente, para dar paso a la ampliación de la estructura.

Los trabajos debieron iniciar desde el año anterior. Sin embargo, las labores han sido aplazadas por revisión de diseños, gestión de expropiaciones y ahora la reubicación de familias.

De acuerdo con un comunicado de prensa, enviado este martes por el MOPT, durante la cita con los vecinos se les explicaron los procedimientos que se seguirán para girarles el dinero del alquiler y el bono de vivienda.

El boletín no informa cuál la respuesta de los involucrados.

Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes, dijo que los vecinos son conscientes de que los terrenos que ocupan no les pertenecen y deben desalojar.

"A las personas se les informó ayer de las ayudas que el Estado les dará y el compromiso es que aporten los requisitos que se deben cumplir para entregar las ayudas", comentó el jerarca.

La ampliación del puente del Saprissa y las mejoras en el puente sobre el río Virilla en Lindora tienen un costo de $24 millones y están a cargo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops, por sus siglas en inglés).

Etiquetado como: