El jerarca del Mivah aseguró que ha cumplido con entrega de bonos y ejecución presupuestaria durante el 2014; diputados del PUSC criticaron duramente al jerarca y piden al presidente reconsiderar continuidad de Pujol

Por: Aarón Sequeira 19 marzo, 2015
El ministro de Vivienda, Rosendo Pujol, se presentó ante los diputados para asegurar que no hay subejecución en los recursos del ministerio.
El ministro de Vivienda, Rosendo Pujol, se presentó ante los diputados para asegurar que no hay subejecución en los recursos del ministerio.

El ministro de Vivienda y Asentamientos Humanos, Rosendo Pujol, aseguró esta tarde, ante los diputados de la Asamblea Legislativa, que el desarrollo de los proyectos de vivienda aumentan los problemas de ordenamiento territorial en el país, sobre todo en la Gran Área Metropolitana (GAM).

El jerarca se presentó en el plenario, debido a una moción de interpelación presentada por diputados de la Unidad Social Cristiana (PUSC), para que justifique una supuesta subejecución presupuestaria y el bajo desarrollo de proyectos de vivienda.

Entre sus argumentos, Pujol explicó que en la GAM hay poca tierra disponible para construir vivienda de interés social y una gran demanda de casas, para erradicar precarios y combatir la pobreza.

El ministro añadió que, en la mayoría de las ocasiones, los proyectos se construyen muy lejos de los lugares donde se requieren esas soluciones habitacionales, y por eso "están desarraigando a las personas".

Ante consulta del diputado Gerardo Vargas Rojas, Pujol manifestó que este gobierno no ha presentado una política nacional de vivienda, porque se sometió a la que se publicó desde el 2013 (durante la administración de la liberacionista Laura Chinchilla) y que tiene vigencia del 2014 al 2030.

El ministro añadió, durante su intervención, que hay múltiples trabas en la normativa ambiental y requisitos institucionales que impiden el avance de los proyectos de vivienda como lo busca esta administración.

Verificar beneficiarios.

Rosendo Pujol enfatizó que otro impedimento para avanzar en la entrega de bonos y de casas de interés social ha sido el proceso de comprobación de las listas de beneficiarios, para "comprobar si toda la gente que está ahí realmente merece" la ayuda estatal.

"No creemos que la vivienda sea, en todos los casos, la mejor solución para combatir la pobreza", dijo el ministro, y añadió que, sin embargo, sí es parte de la solución.

El liberacionista Juan Marín atacó al ministro por, supuestamente, no cumplir con esa política nacional de vivienda vigente desde el año pasado y aseguró que Pujol desconoce la necesidad de vivienda en el país, ni la cantidad de asentamientos humanos en el país.

En cuanto al manejo presupuestario, el ministro de Vivienda aseguró que un 98,97% de los recursos del año anterior están reservados o fueron asignados para proyectos en todo el país.

El socialcristiano Gerardo Vargas negó que el jerarca sepa de lo que habla y cuestionó que no haya reunido, a casi un año de gestión ministerial, a todos los miembros del sector vivienda.

Según Pujol, ha coordinado con todos los participantes del sector de forma separada, pero que no ha dejado de reunirse.

El ministro dice que del 5 de mayo del 2014 al 17 de marzo de este año se han dado 8.159 bonos (59.574 millones) y se han aprobado 22 proyectos de vivienda localizados en seis provincias.

El diputado Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional, cuestionó la atención que el Ministerio de Vivienda le da a la clase media y propuso que el Gobierno construya complejos habitacionales verticales bajo la modalidad de leasing (alquiler con opción de compra) y los ceda a personas de clase media baja.

Mario Redondo, de la Alianza Demócrata Cristiana (ADC), cuestionó el proyecto del Mivah y el Instituto Mixto de Ayuda Social para colocar a vecinos del Triángulo de la Solidaridad (Tibás) en contenedores como una opción de vivienda, porque lo considera inhumano.