18 noviembre, 2015

Usted se ha propuesto ordenar el entorno urbano. ¿Cuáles son los principales objetivos de esta administración?

Entre las estrategias más importantes está la renovación de los reglamentos de fraccionamientos y urbanizaciones, del reglamento de construcciones y la creación de un reglamento de renovación urbana. Esto permitiría que la planificación específica en un determinado sitio pueda mejorar y abre oportunidades para que todos tengamos mejor calidad de vida y una mejor ciudad.

¿Qué grado de responsabilidad cree usted que deben tener las municipalidades para que se pueda cumplir el objetivo de ordenar las ciudades?

Creemos que la planificación metropolitana tiene que partir de la municipalidad y eso quiere decir que cada una de las asociaciones de municipales de Cartago, Heredia, Alajuela y San José deberían tener mucho que decir en esto. Es mejor empezar de abajo para arriba que simplemente imponer cosas a las municipalidades.

¿Cuánto puede aportar el Plan GAM en este objetivo de ordenar la zona central del país?

Es una herramienta que tenemos a disposición, tiene muy poco poder de convencimiento real y legal y está cuestionado en la Sala IV; sin embargo, creemos que es un instrumento para discutir con las municipalidades, para mejorarlo, pero no para hacer grandes estudios muy caros, sino para empezar a trabajar con los datos y las posiciones políticas que se tendrá con los nuevos alcaldes para poder llegar a acuerdos políticos con componentes económicos, sociales y territoriales.