Por: Mercedes Agüero 30 julio, 2013

Pese a que el país ha tomado con seriedad la urgencia de contar con una adecuada dotación de hidrantes, aún falta mucho camino por recorrer.

De acuerdo con Héctor Chaves, director del Cuerpo de Bomberos, el país necesita al menos 12.000 hidrantes para asegurar una protección mínima, pero hoy apenas cuenta con 5.084 para una cobertura básica del 42%.

Chaves dijo que antes de aprobarse la ley de hidrantes (en el 2008), había 6.094 unidades, de las cuales solo 2.791 estaban bien.

“Podemos decir, entonces, que al momento de la aprobación de la ley estábamos a un 23% de la cobertura mínima”, informó.

La Ley N.° 8641 definió la instalación y mantenimiento de equipos como servicio público del cual son responsables los prestatarios del servicio de agua potable.

Esto incluye a administradores como el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), municipalidades y las asociaciones administradoras de sistemas de acueductos y alcantarillados, conocidas como Asadas.

La ley también autorizó el financiamiento de los hidrantes mediante una tarifa que se carga al recibo de agua y alcantarillado que pagan todos los abonados.

Chaves dijo que después de la aprobación de la ley, se han instalado 2.293 nuevas unidades.

“El proceso ha sido más lento de lo esperado. Las municipalidades y los acueductos rurales son los más rezagados. El AyA tardó mucho en despegar”, agregó.

Otro problema que ha surgido es la instalación de los nuevos equipos, pero con tuberías o presión de agua no apropiada para su correcto funcionamiento.

Este es el caso de Quepos, en el cantón de Aguirre, donde el 80% de sus 66 hidrantes son prácticamente un adorno, pues no hay suficiente presión de agua como para apagar un incendio.

Al parecer, esto obedece a que las viejas tuberías no están diseñadas para transportar la cantidad de líquido requerido.

Según Bomberos, la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) es la que mejor se ha destacado en la implementación del servicio a sus 65.000 abonados.

La ESPH cuenta con 329 hidrantes en San Rafael, San Isidro y el cantón Central de Heredia, con una inversión de ¢553 millones. Además, capacitó personal y formó una cuadrilla exclusiva para atender ese servicio.

Ese equipo incluso coordina con el Cuerpo de Bomberos para darle soporte durante la atención de emergencias.