Por: Daniela Cerdas E. 23 abril, 2015

“Este diario es el único sustento mío y de mis tres hijos. Es la primera vez que esto pasa y he tenido que pedir comida prestada a mis vecinos”.

Con estas palabras, Jennifer Hernández, de 22 años, explicó la importancia que para su familia tiene el diario que les entrega el Cen-Cinái por medio del programa Distribución de Alimentos a Familias (DAF).

Ella llegó ayer, a eso de la 1 p. m., a reclamar esos alimentos en el Cen-Cinái de León XIII, en Tibás, San José, pero se fue con las manos vacías.

“En marzo y abril he venido cuatro veces a ver qué pasó, pero no nos dicen nada, solo que vengamos después. Pero mis hijos necesitan comer, no pueden esperar”, expresó Hernández preocupada.

La mujer, vecina de León XIII, llegó pensando en que otras madres se presentarían para ir juntas a pedir explicaciones, pero solo ella estuvo ahí.

La acompañaron sus hijos Denzell Campos, de nueve meses, y Tanisha Hernández, de tres años.

“Varias veces le tengo que pedir ayuda a mi mamá para que me dé algo. Con lo que ella me da y lo que mis vecinos me prestan, es como he hecho”, contó la joven.

Natalia Bonilla, nutricionista encargada de entregar estas ayudas, recibió a Hernández.

Bonilla indicó que a las madres solo se les dieron las bolsas de leche, que son una ayuda aparte del DAF.

“Apenas tenga información de cuándo llegarán los diarios, coloco un letrero en la puerta”, dijo Bonilla.

Según la funcionaria, este diario es una ayuda para que las familias destinen el dinero a comprar otros tipos de alimentos, como carnes y frutas de temporada para complementar la alimentación de los niños.

Los Cen-Cinái atienden a unos 70.000 niños en el país.

Etiquetado como: