Experto visitó el país semanas atrás para asistir a un congreso sobre infraestructura

 15 junio
Luis Miguel Castilla, gerente de Planificación del BID, estuvo semanas atrás en el país para asistir a un congreso sobre infraestructura
Luis Miguel Castilla, gerente de Planificación del BID, estuvo semanas atrás en el país para asistir a un congreso sobre infraestructura

La lentitud en la ejecución de obra pública que padece Costa Rica es un mal que se repite en el resto de la región. Esa es una de las principales conclusiones de Luis Miguel Castilla, gerente de Planificación Estratégica y Efectividad del Desarrollo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El especialista participó en Costa Rica en un foro de infraestructura, luego del cual sostuvo que nuestra nación debe depurar la planificación de los proyectos, pues eso permite evitar errores e inconvenientes durante su desarrollo.

Durante una entrevista con La Nación, realizada el 29 de mayo, afirmó que la mejor política social es la construcción de carreteras y evadió referirse al nivel de endeudamiento que experimenta el país.

– ¿Qué ha percibido de la ejecución de obra pública en la región?

– Creo que los países están muy conscientes de que para seguir creciendo y que ese crecimiento se traduzca en mejor calidad de vida de sus ciudadanos se requieren cerrar bechas de capital físico y humano, se requiere construir infraestructura de calidad y eso ha sido un tema recurrente en las charlas con las autoridades de cada país. En el Banco estamos abocados a atraer capital privado para el cierre de brechas.

–Según datos de Hacienda, a octubre del año anterior, el país disponía de $1.591 millones en créditos, aprobados entre 2009 y 2014, para infraestructura vial, pero solo se han ejecutado $551 millones. ¿Por qué le cuesta tanto a Costa Rica emplear los préstamos y hacer obra pública? ¿Se repite este panorama en otros países del área?

– Lo que usted menciona es algo que no solo ocurre acá en Costa Rica, sino que es un asunto común en otros países de la región, el problema acá no es solo un problema de recursos, sino de cómo utilizarlos.

"No voy a puntualizar el caso de Costa Rica porque no lo conozco en detalle y mi visita es para aprender, pero hay problemas de gestión que se originan desde la fase de preinversión, una cosa es una idea y otra cosa es un proyecto de preinversión. Traducir de una idea a un proyecto y que exista un banco de proyectos robusto es un trabajo bastante importante y eso debe incluir una visión de largo plazo".

– ¿Por qué es importante la etapa de preinversión?

– Esa etapa consiste en tratar de dimensionar una determinada obra. Si estamos construyendo un hospital tenemos que saber cuántos servicios requiere ese hospital, cuántos pacientes va a recibir, qué tipo de enfermedades va a atender y cuántos especialistas requiere, por ejemplo. En esta etapa debemos darle dimensión al proyecto, los recursos públicos son escasos y la inversión debe ser sostenible en el tiempo.

– Hacienda ha advertido que el país está llegando a niveles de endeudamiento importantes y que hay que ponerle cuidado a ese tema. En el caso de los préstamos con el BID, ¿está llegando Costa Rica a un tope de endeudamiento con ustedes?

– La relación del BID con sus países miembros no es una relación simplemente de proveedor de recursos y de cemento, sino que somos un socio de los países. Los detalles sobre el tope de endeudamiento no los conozco, pero nosotros no solo nos regimos por cuánto dinero aprobamos, sino que tomamos en cuenta que existan desembolsos, que no se acumulen comisiones y que exista un uso adecuado de los recursos. También acompañamos a los países para usar el dinero que entregamos.

– Desde su experiencia, ¿dónde está la raíz de los problemas de gestión en países como Costa Rica?

– Uno de los grandes problemas es la falta de capital humano especializado y que se quede haciendo una carrera en el servicio civil del país, hay mucha rotación de funcionarios y los proyectos de obra pública tienen muchas complejidades y requieren de mucha experiencia que muchas veces no se tiene. Creo que parte del problema de gestión tiene que ver con el personal que tiene el Estado para liderar los proyectos.

"En mi experiencia, el mejor programa social es una carretera, porque una carretera une al productor con el cuidadano y le da oportunidades al ciudadano para emprender proyectos, tener más oportunidades y no depender del Estado".

– Usted habla de capital humano, en Costa Rica, en los últimos años, se ha promovido la necesidad de contratar profesionales para la ejecución de obra pública sin las limitaciones del Servicio Civil y así poder pagar salarios más competitivos y así atraer mejores profesionales al sector público. ¿Qué opina de eso?

– Creo que el tema del Servicio Civil es un tema central para todos los países porque la realidad es que existe un costo de oportunidad, es decir, uno o trabaja para el Estado o trabaja para el sector privado y los salarios que se perciben en el sector privado son más altos y eso obliga al sector público a ser más competitivo.

"En Perú, que es mi país, hace algunos años adoptamos una medida en el Servicio Civil que consistió en eliminar topes salariales, pero manteniendo una disciplina fiscal, eso se hizo porque sabíamos que en algunas áreas requeríamos un funcionario público competitivo y bien pagado".