Por: Aarón Sequeira 11 diciembre, 2015
El presidente Luis Guillermo Solís reiteró su confianza en el director de la DIS, Mariano Figueres, y dijo que no necesariamente tiene que informarle de decisiones como gestionar la entrada de personas sin los requisitos migratorios regulares. En la foto, Solís y Figueres cuando hicieron un recorrido por la finca La Lucha, en San Cristóbal de Desamparados.
El presidente Luis Guillermo Solís reiteró su confianza en el director de la DIS, Mariano Figueres, y dijo que no necesariamente tiene que informarle de decisiones como gestionar la entrada de personas sin los requisitos migratorios regulares. En la foto, Solís y Figueres cuando hicieron un recorrido por la finca La Lucha, en San Cristóbal de Desamparados.

El presidente Luis Guillermo Solís, aseguró, la mañana de este viernes, que desconocía las gestiones del jerarca de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), Mariano Figueres, para darle visas de entrada a ocho sirios, supuestamente expertos en terrorismo.

“No sabía, pero las gestiones han sido explicadas satisfactoriamente por él. Estoy absolutamente satisfecho”, dijo Solís.

Añadió que por la naturaleza del trabajo de la DIS, se requiere de muy altos niveles de discreción.

Solís justificó que Figueres no le informara sobre la exención de trámites migratorios que pidió para los ocho sirios, pues adujo que la DIS tiene “muchas ocasiones de acometer acciones muy importantes, como estas, donde no necesariamente se informe al presidente”.

Confianza. Consultado por La Nación sobre si mantiene la confianza en Figueres, aseguró que tiene la absoluta confianza en el jerarca de la DIS.

“Mariano Figueres tiene sus responsabilidades bien definidas. No ha hecho nada que no sea adecuado para mantener la seguridad en el país”, explicó Solís.

En una carta enviada el 26 de octubre a la Comisión de Visas Restringidas, Figueres justificó la solicitud de visas para los ocho sirios porque eran invitados de la DIS en razón de la “especialidad” de la institución; es decir, la seguridad nacional.

El jerarca de la DIS solicitó a Migración que permitiera el ingreso de esos ocho sirios, pese a que Siria figura entre los países a cuyos ciudadanos se les restringe el ingreso, por la conducta de sus gobiernos.

El mandatario añadió que no tiene problema con el concepto de las gestiones tal como las manejó el jerarca de Inteligencia y Seguridad.

También consideró que Figueres tiene la información necesaria sobre las personas que iban a entrar, debido a gestiones constantes con personas y agencias de seguridad internacionales.

“Ellos dan seguridad de que las personas que pidan entrar al país sean quienes dicen ser y no una amenaza para la seguridad nacional”, comentó el presidente.

Figueres Olsen alegó que se trataba de expertos y analistas en terrorismo que trabajan mayoritariamente en el Oriente Medio, recomendados por “servicios secretos amigos”, que no quiso revelar. Además, añadió que son individuos que deben moverse discretamente y que haberles solicitado requisitos aumentaba su exposición.