PLN, Frente Amplio y PUSC enviaron documentos con sus propuestas al mandatario, sobre todo para atender problemas de energía, infraestructura y déficit fiscal

Por: Aarón Sequeira 19 septiembre, 2014
Junto con el presidente Luis Guillermo Solís, el presidente del Congreso, Henry Mora; el vicepresidente y ministro de Hacienda, Helio Fallas, y el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, dirigen la mesa de diálogo político, en el Museo de Jade.
Junto con el presidente Luis Guillermo Solís, el presidente del Congreso, Henry Mora; el vicepresidente y ministro de Hacienda, Helio Fallas, y el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, dirigen la mesa de diálogo político, en el Museo de Jade.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, abrió la mañana de este viernes la mesa de diálogo político con los nueve partidos representados en el Congreso, centrado en obtener acuerdos para destrabar la agenda de la Asamblea Legislativa.

Ante representaciones de todas las agrupaciones, entre jefes de fracción y autoridades de comités ejecutivos, el mandatario dio un discurso de 20 minutos en que dijo que ahora, tras el informe de los 100 días, es un buen momento para el entendimiento entre las fuerzas.

Añadió que la agenda de diálogo no tiene límite, aunque haya temas que históricamente han sido irreconciliables, para los cuales pidió un debate más amplio en otros sectores.

Solís informó que, en el pasado, las convocatorias a mesas de diálogo no han tenido mucho éxito, lo que ocasionó que los llamados a diálogo, a concertación y al consenso se hayan transformado en términos desgastados.

"Tenemos que avanzar en acuerdos para generar un avance sostenido en la agenda legislativa, para dar contenido práctico a la agenda", dijo el mandatario.

Añadió que el país urge de contribuciones para satisfacer problemas prioritarios de los costarricenses, con una agenda legislativa de conjunto, "no una selección de ella".

Realidad, no postura. Ante el inicio de los diálogos políticos, líderes de la oposición esperan que este nuevo llamado sea una realidad práctica, no una postura "como lo visto a hoy", según dijo el diputado de Renovación Costarricense Gonzalo Ramírez.

Para poner en práctica esas propuestas, las fracciones del Partido Liberación Nacional (PLN), Frente Amplio (FA) y la Unidad Social Cristiana (PUSC) ya entregaron su cartas de intenciones al Gobierno, como lo remarcó el presidente.

Ella se centran, según dijo Gerardo Vargas, del FA, y Bernal Jiménez, presidente del PLN, en definir políticas fiscales, de infraestructura y de ataque a la pobreza.

El secretario general del PUSC, Rodolfo Piza, dijo que piden claridad en temas como la educación y la energía, en particular este último, sobre el cual insistió en que el Ejecutivo no puede esperar 18 meses para reducir los altos costos de la electricidad.

La mesa de diálogo político se dividirá en bloques de una hora y busca definir mesas de trabajo para avanzar en iniciativas concretas, de cara al periodo de sesiones extraordinarias del Congreso, que inicia el 1 de diciembre y en el que el Ejecutivo domina la agenda legislativa.