En nota del 6 de diciembre del 2006 al director ejecutivo de la Asamblea Legislativa, Antonio Ayales, mandataria rechazó el pago por dietas durante el receso del Congreso para dedicarse a candidatura a vicepresidenta de Óscar Arias

Por: Aarón Sequeira 31 octubre, 2013

La presidenta de la República, Laura Chinchilla, recordó este mediodía a través de su cuenta de Twitter que, cuando ella era diputada del PLN en el periodo 2002-2006, renunció a su remuneración legislativa para integrarse a la campaña política durante el receso electoral.

Las vacaciones de los diputados fueron, en esa ocasión, del 26 de diciembre del 2005 al 2 de febrero del 2006.

La mandataria colocó en su cuenta una fotografía de la nota enviada al director ejecutivo del Congreso, Antonio Ayales, el 6 de diciembre del 2006.

Un día antes, ella dio su voto para aprobar el receso "electoral" de 45 días.

En esa ocasión, Chinchilla se integró a la lucha electoral como aspirante a la vicepresidencia en la fórmula presidencial de Óscar Arias Sánchez, por el Partido Liberación Nacional (PLN).

La mandataria protagoniza, desde el martes pasado, una discusión en medios con los parlamentarios, a raíz de la posibilidad de que ellos se vayan de receso, este fin de año, por dos meses.

Las opciones de las fracciones políticas para cerrar la Asamblea van desde irse el 1.º de diciembre hasta empezar las vacaciones el 16 o el 23 de ese mes.

Chinchilla afirmó que si los legisladores se van de receso durante dos meses, para ella es una "vagabundería".

Esta tarde, el ministro de Comunicación, Carlos Roverssi, explicó que la mandataria se refiere a la opción de cerrar el 1.º de diciembre, el mismo día que comienzan las sesiones extraordinarias del Congreso.

Durante las extraordinarias, el Poder Ejecutivo impera en el manejo de la agenda de proyectos de ley que se discuten en el Parlamento.

Ayer, varios congresistas de oposición reclamaron a la Presidenta por insinuar que son "vagos", cuando ella misma (cuando era diputada) dio su voto afirmativo para que la Asamblea cerrara en su momento.

Ayales confirmó este mediodía que un diputado puede renunciar a la remuneración como legislador, según lo determinó el Departamento de Asesoría Legal del Congreso.

Criterios anteriores de la Procuraduría General de la República han aclarado que el legislador no puede renunciar a los aumentos semestrales que se le aplican a su salario.

Hoy la remuneración de los diputados está en ¢3.425.000. A partir de mañana, 1.º de noviembre, ese monto aumentará un 5%, para ajustar ¢3.590.000.