Por: Alberto Barrantes C. 30 octubre, 2013

La presidenta de la República, Laura Chinchilla, descalificó la protesta para pedir casa que hicieron mujeres y niños sobre la ruta 27 (vía San José -Caldera) y que llegó hasta el portón de su residencial, en Santa Ana, al oeste de la capital.

“Eso no sirve de nada. Esa no es la vía por la que vamos a arreglar un problema. Hay cobardes que no se atreven a poner la cara y que mandan a niños y a mujeres a protestar”, señaló la mandataria.

El grupo solicitaba el inicio de un proyecto de vivienda en la finca Boschini, en Alajuelita, que prevé la construcción de 16 torres de condominios para familias pobres.

“Nos prometió las casas en la campaña electoral y todo fue una gran mentira”, dijo Marlen Bermúdez, de la Comisión de Vivienda y Lucha contra la Pobreza (Colupoa). El presidente ejecutivo del Instituto de Vivienda y Urbanismo (INVU), Álvaro González ,explicó que la manifestación no se justifica porque el proyecto sigue en marcha con reuniones, planos y la entrega de documentos. “Si nos apuramos, este proyecto podría comenzar en el primer trimestre del otro año, pero es un esfuerzo en dos vías”, dijo.

La protesta de este martes provocó congestión vial, ya que tomó dos carriles de la ruta 27 en sentido Santa Ana-Ciudad Colón.