Por: Ángela Ávalos 31 agosto, 2013

Quienes cuidan adultos mayores con algún tipo de demencia, conocen que esta es una tarea muy compleja y desgastante.

Para sortearla con éxito, se necesita, primero, mucho amor, y después una buena dosis de conocimiento sobre el proceso que vive el anciano, así como una red de apoyo familiar o comunal bien fuerte.

Esos son los componentes más importantes en la tarea de un cuidador, según plantearon ayer el geriatra de la Clínica de la Memoria, Daniel Valerio, y la psicóloga experta en cuidadores, Marianela Esquivel.

Ambos contestaron consultas de nuestros lectores en un videochat a través de nacion.com

Cuando una familia tiene entre sus miembros a un adulto mayor con problemas de memoria y algún tipo de demencia (alzhéimer, por ejemplo), debe hacer un plan donde se organicen las tareas, dijo Valerio.

No es conveniente sobrecargar al cuidador, advirtió Marianela Esquivel. Esta psicóloga tiene un grupo de soporte para estas personas (apapachecuidador@gmail.com).

Daniel Valerio aconsejó a los familiares de estos pacientes buscar información y contó que, en el caso del Hospital Geriátrico, los primeros y terceros lunes de cada mes realizan un taller (de 9 a. m. a 11:30 a. m.).

Entre otras cosas, ahí se les informa a los familiares cómo reconocer síntomas, manejar los trastornos de conducta frecuentes en algunas demencias, y el uso de medicamentos. Los próximos talleres serán el 9 y 23 de setiembre, en el auditorio del Hospital Geriátrico. Son gratis.

La Nación publicará mañana un reportaje sobre este tema, como parte del cierre del proyecto Enfoque Salud Mental.