Jerarca declina referirse al proyecto ante consultas que planteó este diario

Por: Alberto Barrantes C. 14 marzo, 2014

Alberto Barrantes C.

La gerente general del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), María del Carmen Redondo, avaló que la empresa Construcciones Modulares de Costa Rica se encargue del proyecto de vivienda de interés social El Faro, en Guararí de Heredia, pese a que un memorando técnico del mismo instituto dice que esa constructora no tiene la capacidad financiera para desarrollar la obra.

“Según el proceso de calificación de ofertas establecido en el cartel (Construcciones Modulares de Costa Rica) no tiene, según el análisis financiero, capacidad financiera para el desarrollo del proyecto”, señaló en el memorando PEP-777-2012 la Comisión de Revisión de Ofertas del INVU, integrada por Ibis Armas, Robert Garita y Luis Carlos Incera.

El proyecto pretende dar solución de vivienda a 44 familias pobres que viven en un precario de 5.864 metros cuadrados. Tiene un costo aproximado de ¢1.000 millones, según indicó el presidente ejecutivo del INVU, Álvaro González.

Cuando se le consultó a González sobre el proceso de licitación, dijo que desconocía el tema puesto que esos trámites se realizaron en el 2012 y aún no era presidente ejecutivo de la institución .

“La que contrata a la empresa es la Asociación de Vivienda Las Orquídeas. A mí no me consta esa observación financiera porque eso no pasa ni por la Presidencia ni por la Junta Directiva. Yo desconozco esa observación”, dijo González.

Gerente en silencio. El lunes pasado, se solicitó, vía telefónica y por correo electrónico, una entrevista con la gerente general Redondo, pero no respondió al pedido de La Nación . El presidente ejecutivo reconoce que la funcionaria se niega a dar declaraciones a este diario.

Después de que la Comisión de Revisión de Ofertas del INVU señalara la incapacidad financiera de Construcciones Modulares de Costa Rica para asumir el proyecto El Faro, la gerente Redondo emitió un oficio, el 11 de diciembre del 2012.

Por ese medio invalidó el criterio técnico en tanto el proyecto se financia en su totalidad con recursos girados por el Banco Hipotecario para la Vivienda.

La Comisión de Revisión de Ofertas del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) dijo que la empresa Construcciones Modulares, que resultó electa en el cartel de licitación como la mejor opción, carece de capacidad financiera para asumir el proyecto de bienestar social.
La Comisión de Revisión de Ofertas del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) dijo que la empresa Construcciones Modulares, que resultó electa en el cartel de licitación como la mejor opción, carece de capacidad financiera para asumir el proyecto de bienestar social.

“Debe tomarse en cuenta la larga trayectoria de la compañía que ha desarrollado varios proyectos promovidos por este Instituto, cumpliendo a cabalidad con los requerimientos”, escribieron María del Carmen Redondo y su asistente, Antonio Contreras, en el memorando GG-1571-2012.

La Contraloría General de la República (CGR) hizo una auditoría sobre proyectos financiados con fondos del Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi), en el 2013, en la que se anotan “múltiples problemas constructivos presentados en viviendas y en obras de infraestructura”, dice el informe.

Dentro de la lista de proyectos evaluados por la CGR se encuentran La Zamora, en Santo Domingo de Heredia (2012), y Nuevo Carrizal (2011), en Alajuela. Ambas obras fueron construidas por la empresa Construcciones Modulares de Costa Rica, cuyo representante legal es José Ramón Prado Monterrey.

Su padre, Carol Prado Hernández, dijo ayer que respondería las consultas de este periódico únicamente vía correo electrónico. Aunque se le cuestionó sobre su capacidad financiera, no respondió.

Este jueves, La Nación recibió dos derechos de respuesta de Construcciones Modulares de Costa Rica , uno que se encuentra dentro del plazo legal para su publicación y otro que, pese a que se selló como recibido, no se publicó por error. Ambos se encuentran en la sección de opinión de hoy, en página 35.

El presidente ejecutivo del INVU reconoció, el pasado 6 de marzo, las fallas en los pisos de las casas del proyecto de vivienda Juan Rafael Mora, en Alajuelita, que construyó la empresa Construcciones Modulares de Costa Rica y que publicó La Nación el 14 de febrero y el 7 de marzo pasados.