Patrón lluvioso, que también afecta Valle Central, se mantendrá hasta hoy

Por: Alonso Mata Blanco, Patricia Recio 5 agosto, 2013

Las fuertes lluvias registradas desde el sábado han provocado inundaciones en la Zona Norte y el Caribe, provocando que al menos unas 160 personas necesitaran ser refugiadas en albergues.

Del total de damnificados, 125 son de la comunidad de Los Lirios en Sarapiquí; y los restantes 35, de La Tigra de San Carlos, según reportó La Cruz Roja.

Arriba, el puente sobre quebrada Las viudas en Calle Retana sufrió severos daños, cruzarla es una odisea ; abajo, hundimiento en relleno del puente del río La Tigra. Ambos sectores son de San Carlos | CARLOS HERNÁNDEZ Y MANUEL VEGA.
Arriba, el puente sobre quebrada Las viudas en Calle Retana sufrió severos daños, cruzarla es una odisea ; abajo, hundimiento en relleno del puente del río La Tigra. Ambos sectores son de San Carlos | CARLOS HERNÁNDEZ Y MANUEL VEGA.

La meteoróloga Gabriela Chinchilla explicó que el patrón lluvioso que experimentan estas dos regiones, y que también afecta el Valle Central, es consecuencia de una zona de convergencia que se ha visto reforzada por inestabilidad en la atmósfera alta.

Añadió que las lluvias se mantendrán hasta hoy, al tiempo que pronosticó ventosidad y tormenta eléctrica.

Afectación. Las lluvias ocasionaron la crecida de los ríos Tres Amigos, San Carlos, La Muerte, La Tigra y río Frío, en la Zona Norte, lo que dejó como saldo puentes colapsados, caminos deteriorados y un total de 22 casas dañadas.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

A estos efectos se le suma que la comunidad de San Miguel se encuentra aislada, ya que una quebrada cortó el paso; además, unas 4.000 personas carecen de servicio de agua potable, pues las tuberías colapsaron.

En el sector Caribe se registran 39 casas afectadas y la crecida del río Sixaola. La comunidad de La Roxana de Pococí estuvo aislada por varios horas.

El Instituto Meteorológico Nacional recomienda aumentar la vigilancia en toda la vertiente del Caribe y Zona Norte, pues considera que, como consecuencia de la saturación de los suelos, hay posibilidad de deslizamientos. Colaboró el corresponsal Reyner Montero.

Etiquetado como: