Son 180 los niños de esta región que podrían contar antes de diciembre de este año con el único centro de este tipo que existe fuera del valle central y que estará ubicado en el Valle de El General.

 7 enero, 2014
Monseñor Hugo Barrantes, anterior obispo de San José, bendijo la primera piedra.
Monseñor Hugo Barrantes, anterior obispo de San José, bendijo la primera piedra.

Este martes se instaló la primera piedra de lo que será el nuevo Centro Diurno de Cuidado Paliativo Pediátrico de Pérez Zeledón, donde se le brindará atención a los niños de la región Brunca en fase terminal.

Son 180 los niños de esta región que podrían contar antes de diciembre de este año con el único centro de este tipo que existe fuera del Valle Central y que estará ubicado en el Valle de El General.

El centro ha sido impulsado por la Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo Pediátrico que consiguió el terreno como parte de una donación de un vecino. Además, cuenta con ¢25 millones para el edificio.

“Nosotros funcionamos en Pérez Zeledón desde el 2007, pero el espacio ha sido insuficiente, por lo cual hace un año don Santana Esquivel nos dona este terreno junto a su casa y desde entonces comenzamos a movernos para llegar a este día”, explicó Marlene Badilla, funcionaria de la institución.

El centro diurno funcionará como una entidad intermedia entre el hospital y el hogar, donde la familia pueda tener capacitación de los tratamientos de los niños en fase terminal.

Según los funcionarios, se pretende que esté operando antes de que finalice el año.