Por: Carlos Láscarez S. 11 febrero
La grúa de metal que se desplomó trabajaba a 25 metros de altura y causó daños en dos puntos de la estructura. | WARREN CAMPOS
La grúa de metal que se desplomó trabajaba a 25 metros de altura y causó daños en dos puntos de la estructura. | WARREN CAMPOS

Una grúa de la empresa Edificar se derrumbó ayer y causó golpes y lesiones a tres trabajadores dentro de una construcción que se levanta en la Universidad de Costa Rica (UCR).

La emergencia ocurrió a las 11:25 a. m. dentro de la Ciudad de la Investigación, donde se construye un edificio de parqueos para 700 vehículos.

A consecuencia del desplome, paramédicos de la UCR, la Cruz Roja y Bomberos revisaron en el sitio a nueve trabajadores; dos fueron trasladados al Hospital del Trauma y al Calderón Guardia.

Kevin Cotter Murillo, director de la la Oficina Ejecutora de Proyectos de Inversión (OEPI) de la UCR, manifestó que dos de los afectados sufrieron golpes, mientras que un tercero tiene fractura de tobillo.

“Hubo daños puntuales, pero no son generalizados. La grúa cayó sobre la loza del entrepiso que se preparaba. En la columna donde impactó hizo un hueco”, explicó Cotter.

Añadió que la obra comenzó hace cuatro meses y lleva un 40% de avance. Está previsto que Edificar entregue el edificio terminado en abril.

Mauricio Castro Monge, director administrativo de Edificar, indicó en un correo electrónico: “Estamos investigando las causas del accidente, pero presumimos que fue el viento”. Rándall Acuña, ingeniero de la empresa, explicó que las grúas cuentan con medidores para la velocidad del viento, por lo que pueden soportar ráfagas de hasta 70 kilómetros por hora.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) informó ayer de que en San José se registraron ráfagas de entre 46 km/h (Montes de Oca) y 72 km/h (aeropuerto Tobías Bolaños en Pavas).

Incidente previo

El 14 de junio del 2016, en otra obra a cargo de la empresa Edificar (un supermercado en Río Oro de Santa Ana), fallecieron tres personas, luego de que unas vigas de cemento se desplomaran.

Las víctimas fueron la ingeniera Ashley Pamela Vargas Hall, de 27 años; el maestro de obras Edilberto Gerardo Rodríguez Quirós, de 52 , y el peón Luis Silfredo Chaves Quirós, de 47.