Por: Diego Bosque 13 enero

La Policía de Tránsito pide a la población restringir al máximo sus salidas en las seis semanas que estará cerrado el paso por el puente sobre el río Virilla en la autopista General Cañas, conocido como la “platina”.

Las autoridades de transportes comunicaron el miércoles que el tránsito de vehículos en el sentido Alajuela-San José estará cerrado desde el 21 de enero y se reabrirá entre el 28 de febrero y el 7 de marzo.

La hora de cierre del tránsito el próximo sábado 21 de enero aún no ha sido precisada por las autoridades y la constructora a cargo del proyecto.

La medida se debe a los trabajos de ampliación y reforzamiento del puente, los cuales entraron en su fase final en febrero del 2016.

La constructora necesita demoler la losa existente en el sentido Alajuela-San José, construir un carril adicional y colocar la losa nueva.

“Buscar alternativas de teletrabajo, compartir el carro con otras personas, utilizar el tren o el servicio de transporte público, serán fundamentales para aliviar el congestionamiento vial. Constantemente, les vamos a estar pidiendo a los ciudadanos colaboración, porque la construcción del puente es esencial y va a representar un beneficio en el largo plazo”, dijo Mario Calderón, director de la Policía de Tránsito.

Al mediodía de hoy, el Gobierno anunciará, en Casa Presidencial, una serie de medidas para reducir el impacto que generará la restricción de tránsito por la General Cañas.

Calderón adelantó que colocarán oficiales en vías alternas, como la ruta 27 (San José-Caldera) y el paso entre Barreal de Heredia y La Uruca. Por ejemplo, ayer varios oficiales realizaron controles vehiculares entre el cementerio Jardines del Recuerdo y la fábrica Pozuelo, para agilizar el tránsito.

El costo de la obra asciende a ¢9.400 millones, monto que incluye las labores que se han efectuado desde el 2009, año en que empezaron los problemas en la estructura.