Solo el paso a desnivel en Paso Ancho se aplazará un mes por tal razón

Por: Diego Bosque 5 abril, 2016
La nueva vía entre Cañas y Liberia –50,5 kilómetros– se inició en mayo de 2012 e incluye la ampliación a dos carriles por sentido, pasos elevados y puentes peatonales, entre otras mejoras. | JOSÉ CORDERO.
La nueva vía entre Cañas y Liberia –50,5 kilómetros– se inició en mayo de 2012 e incluye la ampliación a dos carriles por sentido, pasos elevados y puentes peatonales, entre otras mejoras. | JOSÉ CORDERO.

La reubicación de servicios como telefonía, electricidad, agua potable, alcantarillado e Internet, se ha convertido en una piedra en el zapato para varios proyectos viales.

La falta de presupuesto y de recurso humano, así como problemas de coordinación entre las instituciones provocaron atrasos en la entrega de proyectos como Cañas-Liberia , el paso a desnivel en Paso Ancho y el puente peatonal frente al Paseo de las Flores, en Heredia.

Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes, señaló que el principal contratiempo en la ampliación de la carretera a Liberia es por la reubicación de servicios públicos.

La obra, de 50,5 kilómetros, debía estar lista en mayo del 2014. No obstante, la fecha se extendió a mayo del 2015 por la inclusión en el contrato de las intersecciones en barrio La Cruz, Colegio Laboratorio y Upala.

En la actualidad, solo 30 km están finalizados y la fecha de finalización está prevista para la segunda semana de abril.

“Por ejemplo, en Cañas-Liberia, nos afectó mucho que las entidades que brindan los servicios no tienen planos con la ubicación exacta de las tuberías.

”Entonces, vamos haciendo intervenciones y vamos pegando contra todas las tuberías habidas y por haber, porque no las tienen bien localizadas”, expresó el ministro.

Kenneth Solano, ingeniero a cargo del viaducto en Paso Ancho , manifestó que constantemente topan con respuestas negativas de las entidades a la hora de pedir el traslado de tuberías, cableado o postes.

“La razón número uno es la falta de presupuesto, la número dos es la prioridad que se les dé a los proyectos, porque, de repente, para Acueductos y Alcantarillados, el paso a desnivel en Paso Ancho no es una prioridad”, comentó el funcionario.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) estima que esta obra será entregada en junio por atrasos con expropiaciones y relocalización de servicios.

La demora derivó en el encarecimiento del viaducto por ¢324 millones y largas presas en la vía de Circunvalación, la cual es utilizada a diario por más de 60.000 vehículos, según los registros de Tránsito.

Otro ejemplo de lentitud en la ejecución es el puente peatonal frente al Paseo de las Flores, el cual estuvo paralizado por dos meses a la espera de que la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) trasladara unos cables de alta tensión.

Defensa. Óscar Quesada, ingeniero del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), rechazó que sean los responsables de los contratiempos en los proyectos mencionados.

Quesada aseguró que en el caso de la vía Cañas-Liberia, hubo atrasos de parte del Consejo Nacional de Vialidad con órdenes de compra de materiales.

“No se puede menospreciar que los servicios públicos están presentes en los trayectos de las carreteras y ellos (Conavi) ven los servicios públicos como si fueran precaristas del derecho de vía (...). Ningún proyecto debería concebirse sin que, desde el origen de sus diseños, estén contempladas las reubicaciones”, dijo.

Para remediar la situación, el Consejo ha optado por incluir en el presupuesto de los contratos un monto para reubicaciones.

La Nación envió consultas sobre este tema al Instituto Costarricense de Electricidad y a la Compañía Nacional de Fuerza y Luz, pero no respondieron.