Municipio debía pagar ¢90 millones anuales por tener fondos ociosos

Por: Alejandro Méndez Leiva 11 marzo, 2014
Esta finca de La Angostura de Pérez Zeledón es el sitio que el ayuntamiento de Pérez Zeledón mantiene en la mira para el relleno, pero la presencia de dos lagunas ha complicado el proyecto. | ALEJANDRO MÉNDEZ
Esta finca de La Angostura de Pérez Zeledón es el sitio que el ayuntamiento de Pérez Zeledón mantiene en la mira para el relleno, pero la presencia de dos lagunas ha complicado el proyecto. | ALEJANDRO MÉNDEZ

Pérez Zeledón. Temerosa de pagar una comisión de ¢90 millones anuales por mantener dinero ocioso en las arcas del IFAM, la municipalidad local desistió de hacer uso de los ¢1.500 millones que esa entidad aprobó para invertir en un relleno sanitario.

En el 2011, el Tribunal Contencioso Administrativo ordenó el cierre del relleno municipal de Lomas de Cocorí, por lo que el Ayuntamiento se vio en la necesidad de trasladar los desechos de los 135.000 habitantes del cantón a un relleno privado en Miramar de Montes de Oro, Puntarenas.

Un año más tarde, en el 2012, el Instituto de Fomento y Asesoría Municipio (IFAM) aprobó el préstamo al municipio generaleño para construir un relleno.

Aunque las autoridades locales han tenido en la mira un terreno en La Angostura de Pérez Zeledón, la presencia de dos lagunas, aunada a acciones legales emprendidas por vecinos, han impedido que el proyecto avance.

De ahí que en días pasados el Concejo aprobó, mediante una moción, retirar del presupuesto municipal el dinero correspondiente al empréstito. Con esto, el IFAM es libre de utilizar los recursos e incluso prestarlos a otras municipalidades.

Proyecto estancado. Manuel Alfaro, presidente del Concejo Municipal, explicó que la tramitomanía ha impedido la construcción del nuevo relleno sanitario.

“Yo creo que este es un proyecto que no se va a ver a corto plazo; es muy difícil. Tenemos toda la fe de que el nuevo Gobierno apoye a todos los municipios de una forma más clara”, afirmó Alfaro.

El municipio decidió dar marcha atrás al empréstito debido a que los fondos que permanecían ociosos en el IFAM comenzarían a representarles una comisión cercana a los ¢ 90 millones anuales.

Pese a la decisión del Concejo, Karen Porras, presidenta del Instituto, explicó que si bien el fondo puede ser utilizado en otros proyectos, la Municipalidad podrá gestionar la reactivación.

“En el caso de Pérez Zeledón, cuando tenga los inconvenientes solucionados internamente, tanto técnicos como administrativos, principalmente con la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), la Municipalidad podrá solicitar los recursos y el Instituto estará en toda la disposición de brindar el financiamiento nuevamente”, se comprometió la funcionaria.

Oposición. Vecinos del terreno de La Angostura previsto para el relleno acudieron a la Sala Constitucional para obligar a la Setena a programar una audiencia pública.

La Secretaría todavía no ha fijado fecha para la diligencia.

Ante la carencia de un espacio para tratar la basura en la zona, el municipio ha tenido que destinar más de ¢900 millones para que la empresa Tecnoambiente trate los desechos sólidos en Pacuar y se los lleve hasta un relleno privado en Montes de Oro, Puntarenas.

La solución es de carácter temporal ante la emergencia que enfrenta el cantón.

El 18 de diciembre del 2011, el pueblo de Pérez Zeledón tomó la determinación de remover de su puesto al alcalde Luis Mendieta. Lo hizo mediante la vía de un plebiscito.

El tema de la recolección de basura tuvo un gran peso en la decisión de los lugareños.