Por: Patricia Recio 10 junio, 2015

Los nuevos postes abatibles que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) coloca desde ayer a lo largo de 37 kilómetros de la ruta a Limón, además de servir como demarcación complementaria, pretenden intimidar a los conductores temerarios.

El director del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi), Germán Valverde, explicó que los postes hacen que los vehículos circulen a una velocidad más moderada por miedo a impactarlos.

“Estos elementos son muy visibles; se han utilizado en países de Suramérica”, dijo.

Según Valverde, en caso de que un automóvil llegue a golpear la señal, este artefacto no le hace daño al carro ni a sus ocupantes.

Se trata de dispositivos plásticos de un metro de altura, que tienen pintura reflectante, lo que favorecerá la visibilidad de noche, con lluvia o neblina.

Cada poste tiene capacidad para soportar hasta 75 impactos sin perder su función de retornar a la posición original.

Los postes se colocan a partir del kilómetro 14. | JOSÉ CORDERO.
Los postes se colocan a partir del kilómetro 14. | JOSÉ CORDERO.

Los dispositivos se instalan sobre la línea amarilla que separa los sentidos de circulación en el tramo que va de Santa Elena de San Isidro, Heredia, y el cruce a Río Frío, en Pococí. Se colocan únicamente en los sectores donde hay tres carriles.

Valverde declaró que la nueva demarcación, bajo el sistema conocido como 2+1, sumada a los postes, convertiría la carretera en una de las más seguras de Centroamérica.

El sistema implica que existen zonas donde es posible realizar maniobras de adelantamiento para ambos sentidos. Es decir, habrá sectores donde existan dos carriles habilitados, tanto con dirección hacia Limón como hacia San José , de manera alterna. Esto disminuirá las maniobras indebidas.

La colocación de los postes podría tardar unas dos semanas, durante las cuales habrá pasos regulados y cierres temporales. Además, se trabaja en la instalación de captaluces y señales verticales.