Jerarca propuso citas por grupos; trabajadores hicieron reunión conjunta

Por: Diego Bosque 20 junio, 2015
Los empleados del Conavi se reunieron en el parqueo de la institución este viernes, para pedir más información sobre la reforma. El director de la entidad, Mauricio Salom, conversó con ellos. | LA NACIÓN
Los empleados del Conavi se reunieron en el parqueo de la institución este viernes, para pedir más información sobre la reforma. El director de la entidad, Mauricio Salom, conversó con ellos. | LA NACIÓN

El anuncio de un plan para modificar el funcionamiento del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) tiene muy preocupados a sus 346 trabajadores.

Su principal inquietud es que, hasta este momento, desconocen los alcances del proyecto para convertir al Conavi en el Instituto Nacional de Infraestructura (INI).

Esta intención fue dada a conocer por el ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Segnini, desde octubre del 2014.

Sin embargo, la iniciativa aún no llega al Congreso ni a los empleados. Toda esta incertidumbre ya condujo a la salida de un 10% de la planilla.

Por esta razón, los funcionarios del Consejo se reunieron, ayer viernes, en el estacionamiento de la institución para exigir la entrega del texto.

También manifestaron su disgusto por la intención del jerarca de la entidad, Mauricio Salom, de citarlos por grupos para hablarles del plan.

Así se les informó en un correo electrónico enviado este miércoles, según el cual en el encuentro se tratarían “aspectos laborales” contenidos en el borrador del proyecto de ley para la creación del INI.

La justificación para citarlos por aparte, de acuerdo con el correo, era la falta de espacio y la posibilidad de afectar las labores. Tales argumentos fueron rechazados por los empleados de Conavi y por el secretario general adjunto de la Unión Nacional de Trabajadores, Édgar Morales. “El presidente (Luis Guillermo Solís) y el ministro se comprometieron a que iban a consultar el proyecto con el sindicato y los trabajadores, pero ahora los llaman para informarles en grupitos”, criticó Morales.

En el parqueo. Ante la acción de los funcionarios, Salom aceptó conversar con todos ellos en el parqueo de la entidad, y no divididos en grupos. La única condición que solicitó fue no llamar a la prensa.

Así lo confirmó Luz Marina Serrano, empleada del Conavi desde hace 28 años.

“Aquí hay un ambiente de mucha incertidumbre, de mucha molestia (...). Hay una fuga alta de personal; se han ido varios compañeros por la situación que vivimos”, expresó Serrano.

La Nación consultó al Conavi sobre los resultados del encuentro, pero la oficina de prensa del Consejo se limitó a confirmar la reunión “para explicar la parte laboral”. Añadió que, en los próximos días, se dará a conocer el proyecto y se pondrá a disposición de los trabajadores.

En marzo, Segnini dijo que ya tenían un borrador, pero esperaría a tener el proyecto completo para poder divulgarlo.