Peajes existentes en la ruta subirían en ¢775 en los 4 años de construcción

Por: Luis Miguel Herrera C. 6 mayo, 2014
La actual carretera solo tiene un carril por sentido y en varios puntos se reduce debido a derrumbes activos en la vía. | ARCHIVO LN
La actual carretera solo tiene un carril por sentido y en varios puntos se reduce debido a derrumbes activos en la vía. | ARCHIVO LN

El costo de los peajes por utilizar la futura carretera entre San José y San Ramón, según el proyecto de un grupo vecinal, sería muy similar al ofrecido en su momento por la empresa brasileña OAS.

Mientras que estos últimos pretendían cobrar cerca de ¢4.000 ida y vuelta (monto que desencadenó protestas civiles), la propuesta de los lugareños ronda los ¢3.500. Ese monto quedaría sujeto a la inflación, intereses y demanda de uso de la vía.

La tarifa, revelada ayer por Paul Brenes –exmiembro del Foro de Occidente y líder del grupo civil oferente–, se aleja en mucho de los ¢1.200 que la organización vecinal ofreció en marzo sin tener a mano un componente esencial: el costo financiero de la obra

Este tiene que ver con erogaciones correspondientes, entre otras cosas, al pago de intereses y comisiones a la entidad prestamista del dinero.

Ayer, a diferencia de marzo, el monto posible del peaje (¢3.500) fue confirmado por Roberto Gallardo, ministro de Planificación, y miembros del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme).

Brenes enfatizó que el costo de la carretera propuesta es de $473 millones, monto $50 millones más bajo que el que había planteado OAS: $523 millones. Sin embargo, estos últimos financiarían los trabajos con su propio capital.

También asumirían los costos si los materiales aumentaban de precio o si se atrasaba la terminación de los trabajos.

El nuevo plan. Ante la urgencia de disponer de fondos para arrancar las obras, los vecinos ramonenses plantearon mantener los actuales peajes (Alajuela y Naranjo), pero aumentando su precio conjunto en ¢775 para un total de ¢1.000, durante los cuatro años de construcción. Luego entraría en vigencia el cobro de ¢3.500.

En la actualidad, cada auto liviano paga en peajes ¢225 (¢75 en Alajuela y ¢150 en Naranjo). OAS ofreció que durante la etapa constructiva no se cobrarían peajes.

El nuevo plan propuesto por los vecinos debe antes ir a la Asamblea Legislativa para que se apruebe un texto sustitutivo al proyecto original que permita la figura del fideicomiso para financiar la obra.

Más infraestructura. Los diseños y planos que dejó OAS deben ser modificados, pues la nueva propuesta agrega más obras.

Según Brenes, con su plan se construirían cerca de 1.690.073 metros cuadrados de carretera, mientras que los brasileños harían unos 870.000 metros cuadrados.

Ayer , tanto Brenes como Gallardo aceptaron que es necesario calcular una serie de expropiaciones adicionales para hacer realidad la propuesta vecinal. El costo de esos terrenos se desconoce aún.

Brenes aseguró que existe disposición de los bancos estatales para prestar el dinero.

En marzo pasado, los vecinos aseguraron que a partir del tercer año de concesión, la carretera generaría dinero suficiente para hacer obras adicionales. En el nuevo cálculo, hecho por economistas de la Universidad de Costa Rica, los expertos dicen que esto no será posible hasta el décimo año.

Hace un año, la presidenta Laura Chinchilla decidió, ante la presión de los vecinos de San Ramón, poner fin a la concesión con la empresa OAS. El país tuvo que pagar a los brasileños, en marzo pasado, $35 millones para finiquitar el contrato de concesión.

Etiquetado como: