Por: Eillyn Jiménez B. 30 septiembre, 2016
La TCM comenzó a construirse en enero del 2015. | JEFFREY ZAMORA
La TCM comenzó a construirse en enero del 2015. | JEFFREY ZAMORA

La Terminal de Contenedores de Moín (TCM), en Limón, tiene un avance del 45% en la primera fase del proyecto, la cual incluye la construcción de dos puestos de atraque y 40 hectáreas de isla artificial.

Así lo dio a conocer este viernes la empresa APM Terminals, concesionaria de la obra, luego de un año y ocho meses de labores en el sitio.

“La silueta y formación inicial del rompeolas ya está casi terminada. También se ha avanzado en la colocación de gran parte de los pilotes necesarios para sostener el muelle de remolcadores y de contenedores”, manifestó Rodrigo Arrea, ingeniero civil a cargo.

Cuando se concluya esta etapa, comenzará la construcción del tercer puesto de atraque, así como otras 40 hectáreas más de isla artificial.

La concesión para el desarrollo de este proyecto se otorgó en marzo del 2011 y según los plazos fijados por el Gobierno, se prevé que para el 19 de enero del 2018 se concluya la primera fase de las obras.

Esta iniciativa representa una inversión de $1.000 millones para la provincia de Limón y según Kenneth Waugh, director general de APM Terminals, generará inversión y empleo al iniciar operaciones.

“La atención de barcos más grandes, incrementará la actividad naviera del país, generando más encadenamientos y trabajos para Limón”, detalló Waugh, en medio de una gira de medios en la zona.

Actualmente, la empresa concesionaria emplea 50 personas de manera directa.

Datos del Estudio de Impacto Socioeconómico (EISE), elaborado por la consultora Qbis Consulting, muestran que la entrada en operaciones de la TCM aumentaría el comercio en el Caribe en un 23%.

Además, se espera que la TCM propicie mejoras viales, más seguridad ciudadana, establecimiento de un plan regulador municipal que propicie la inversión de empresas y una mejor gestión del recurso hídrico, entre otras.