Se anuló requisito a ingenieros de tener experiencia en la realización de vías

Por: Diego Bosque 18 diciembre, 2015
La carretera Sifón-La Abundancia tiene una longitud de 30 kilómetros, este tramo es la sección central de de la nueva vía a San Carlos. Los extremos sur y norte de la obra aún no se han iniciado. | JORGE NAVARRO.
La carretera Sifón-La Abundancia tiene una longitud de 30 kilómetros, este tramo es la sección central de de la nueva vía a San Carlos. Los extremos sur y norte de la obra aún no se han iniciado. | JORGE NAVARRO.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) eliminó el requisito de experiencia en construcción de carreteras y puentes para contratar al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en la supervisión de la vía Sifón-La Abundancia.

La información se desprende del expediente administrativo Contrato para el apoyo en la administración y supervisión del proyecto: construcción de la nueva carretera a San Carlos en la sección Sifón-La Abundancia.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) –ente adscrito al MOPT– admitió personal del ICE que solo cuenta con trayectoria en proyectos hidroeléctricos, pese a que en noviembre del 2014 había solicitado, para esta misma obra, ingenieros que tuvieran experiencia de hasta siete años en vías.

El acuerdo entre el Consejo y el Instituto es por ¢2.131 millones para revisar por 21 meses los trabajos del camino de 30 km. El monto es ¢931 millones más que lo presupuestado en el 2014.

En la lista de profesionales propuestos por el ICE hay cinco ingenieros civiles, cinco inspectores de calidad, tres ingenieros topógrafos, tres asistentes de topografía y un técnico dibujante, entre otros.

La Nación revisó las hojas de vida de los funcionarios sugeridos y solo uno de los ingenieros acumula dos años de experiencia vial.

En la tabla de costos de la supervisión, el ICE incluyó dos plazas para misceláneos, dos para asistentes administrativos y dos para oficiales de seguridad.

Para los dos guardas, se designó un sueldo de ¢2 millones por mes.

Además, el Conavi elevó de 17 a 35 el número de personas necesarias para los controles.

Consultada sobre este tema, Giselle Alfaro, viceministra de Infraestructura, reconoció que desconocía los perfiles de los empleados del ICE.

tabla
La funcionaria expresó que los trabajadores seleccionados deberían tener experiencia en construcción de carreteras porque, “en teoría”, se está contratando un experto que brinde criterios técnicos para saber si la constructora está actuando bien o no.

Sobre el aumento de personal, Alfaro señaló que se detectaron necesidades adicionales y por eso el incremento.

“A nosotros nos interesa el ICE por la experiencia que ha creado en administración de proyectos, ellos tienen una unidad que se encarga de administrar proyectos”, declaró la viceministra.

Este diario envió consultas a la oficina de prensa del ICE sobre este tema, pero respondieron que no hablarán del asunto.

La construcción de la carretera está a cargo de la firma Sánchez Carvajal y el proyecto tiene un costo de $220 millones.

Antecedente. Del 2011 al 2014, el consorcio Vieto-Fonvar-Topytur fue el que se encargó de la verificación de obras en Sifón-La Abundancia.

El contrato con este grupo empresarial venció a mediados del 2014, por lo que el Conavi inició, en noviembre de ese año, una licitación para conseguir un nuevo supervisor. Sin embargo, este procedimiento fue declarado infructuoso por falta de ofertas. La firma anterior utilizó, en promedio, 17 personas para las tareas encomendadas.

Este contrato fue por ¢931 millones, aproximadamente.

Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos, dijo que parece ilógico que se modificara el perfil del personal por contratar. No obstante, agregó que varios empleados del ICE tienen experiencia en construcción de caminos de acceso a sus proyectos.

Investigación. La Contraloría General de la República investiga , por solicitud del diputado del Movimiento Libertario, Otto Guevara, el nexo entre el Instituto y el Consejo. El asunto está en estudio desde el 11 de noviembre.

Magda Rojas, procuradora general adjunta, reiteró, el 5 de noviembre anterior, que el ICE solo puede vender servicios relacionados con sus competencias. Mientras, el Gobierno promueve la incursión del ICE en construcción de carreteras y puentes.