Trabajos continuarán durante dos semanas

Por: Patricia Recio 9 junio, 2015
El MOPT comenzó este martes con la colocación de 2.000 postes abatibles sobre la ruta 32.
El MOPT comenzó este martes con la colocación de 2.000 postes abatibles sobre la ruta 32.

A eso de las 9:30 a.m. el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) colocó el primero de los 2.000 postes abatibles que formarán parte de la nueva demarcación de la ruta 32, entre el peaje y el cruce de Río Frío.

En ese sector la vía se mantiene estuvo cerrada entre 9 a.m. y 10 a.m.

Estos postes se ubicarán sobre las líneas de centro que dividen los dos sentidos de circulación, a una distancia de 15 metros cada uno.

Germán Valverde, director del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi), explicó que estos dispositivos no solo servirán para hacer más visible la nueva demarcación bajo el sistema 2+1, sino que fungen como reductores de velocidad de manera indirecta.

La nueva demarcación varía los tramos donde es posible realizar maniobras de adelantamiento para ambos sentidos. Es decir, en el trayecto entre el peaje y el cruce a Río Frío habrá sectores donde existan dos carriles habilitados tanto en sentido hacia Limón como hacia San José de manera alterna, lo cual disminuirá las maniobras indebidas.

Valverde comentó que los nuevos postes de un metro de altura son de material reflectante, lo cuál será muy útil en esta vía donde la neblina y lluvia predominan.

Los dispositivos son fijados al suelo con tornillos y pegamento, por lo que podrán ser removidos en caso de que sea necesario pintar la vía.

Además, al ser impactados por los carros ceden ante la fuerza del golpe y regresan a su posición original sin causar daños a los vehículos.

Adicional a los postes se están colocando 355 señales metálicas, de las cuales ya se instalaron 140.

El señalamiento con pintura que inició hace un mes, se encuentra a un 95% de avance. Actualmente solo faltan algunos letreros de cedas, explicó Alejandra Acosta, del departamento de Ingeniería de Tránsito.

Se espera que la instalación de los 2.000 postes concluya dentro de dos semana. Durante estos días las labores se realizarán con paso regulado.

El proyecto está a cargo de la empresa JL y tiene un costo de ¢223 millones.

Se estima que los postes pueden soportar un mínimo de 75 impactos antes de perder su capacidad de retomar su posición vertical.

Ingeniería de Tránsito contará con una reserva de 400 postes para sustituir los dañados.

Etiquetado como: