Por: Luis Miguel Herrera C. 16 septiembre, 2014

Pese a que por los puertos de Limón pasa el 80% de las importaciones y exportaciones del país, aún no se modernizan las grúas y equipos de trabajo. Hoy solo trabaja con dos máquinas obsoletas.

Trabas administrativas no han permitido cambiar el equipo con que trabaja la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

Desde febrero, sus administradores pretenden comprar una grúa pórtica de $10 millones, obra para instalar el aparato por $ 3 millones, un acomodador de contenedores de $1 millón, además de 7 cabezales y 15 carretas, valorados en $2 millones y una lancha piloto de $1 millón.

Hoy, esos planes avanzan pero lentamente. Entretanto, la construcción del nuevo puerto, a cargo de la empresa APM Terminals en Moín, sigue a la espera.

Carlos Segnini, ministro de Transportes, aseguró la semana pasada que desde sus despacho apura la modernización del actual puerto, así como las del nuevo muelle en Moín.