Se investiga posible cambio de uso del suelo del bosque en perjuicio de los recursos naturales

Por: Daniela Cerdas E. 2 septiembre, 2016

Un juez penal de Nicoya, en Guanacaste, acogió la solicitud de la Fiscalía Penal Ambiental de paralizar los trabajos de extracción de materiales en el sector sur del Tajo Pedregal, por aparentes daños ambientales.

 Pedregal asegura que sus labores siguen en el cerro. | CINTHYA BRAN
Pedregal asegura que sus labores siguen en el cerro. | CINTHYA BRAN

Así lo informó esta tarde la oficina de prensa del Ministerio Público mediante un comunicado, en el cual explicó que se trata de medidas cautelares solicitadas como parte de una investigación que se le sigue al gerente del Tajo Pedregal, de apellidos Zamora Mora, por el delito de cambio de uso del suelo del bosque, en perjuicio de los recursos naturales.

En el 2015 el Ministerio Público abrió una causa con fundamento en un estudio realizado por el Sistema Nacional de Áreas de Conversación (Sinac), el cual reveló que, en apariencia, el imputado dispuso de una parte del terreno del bosque, la cual tiene limitaciones legales en su uso a pesar de pertenecer a una propiedad privada.

Él habría dado las órdenes de extracción en el tajo, ubicado en la entrada principal de Nicoya, sitio donde la empresa Pedregal desarrolla trabajos de explotación de piedra caliza.

La Nación llamó a la Corporación Bloques Pedregal para obtener la posición de Zamora. Su asistente, Lilliam Roblero, informó de que este se encontraba en una área de poca cobertura de señal celular y le fue imposible localizarlo.

Las medidas fueron acogidas por un juez del Juzgado Penal del II Circuito Judicial de Guanacaste, el 31 de agosto, por un período de seis meses, mientras la investigación avanza.

A Zamora se le vincula con el delito por ser la persona apoderada del proyecto. Desde 2011, él se desempeña como gerente de Producción de Agregados y hasta la fecha es el encargado de la Dirección de Operaciones de la empresa. Por lo tanto, para la Fiscalía, las órdenes en el cambio de uso del suelo habrían sido dadas por el imputado.

En su comunicado, el Ministerio Público detalló que en el 2010 el área explotada era de 2,70 hectáreas. En el 2014 la explotación comprendía un área aproximada a las 4,15 hectáreas, lo que significa que –con respecto al 2010- el área explotada se incrementó en 1,45 hectáreas. Ese incremento abarcó al menos 1,08 hectáreas de bosque.