Este jueves, se cerrará uno de los carriles del puente sobre el río Toro Amarillo y se instalará una pasarela para que expertos puedan evaluar la parte inferior de las estructuras

Por: Ángela Ávalos 30 marzo

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) y la empresa empresa China Harbour Engineering Company (CHEC), iniciaron este jueves la inspección del puente sobre el río Toro Amarillo, ubicado en la ruta 32, como parte de los estudios previos para ampliar y rehabilitar la carretera a Limón.

Los análisis en dicha estructura incluyen la instalación de una pasarela, para facilitar a los especialistas la evaluación de la parte inferior del paso elevado.

"La inspección propiamente se desarrollará del domingo 2 de abril y hasta el miércoles 5 de abril; posteriormente, se procederá a la desinstalación de la pasarela, tarea que podría extenderse hasta el sábado 8 de abril", informó el Conavi.

Kenneth Solano, gerente de la Unidad Ejecutora de Ruta 32, solicitó a los conductores manejar con precaución, pues se cerrará uno de los carriles del puente durante los días de inspección.

Vista de un tramo de la ruta 32 hacia Limón localizado a la entrada de Guápiles. El pasado 2 de diciembre la Setena autorizó la viabilidad ambiental para ampliar la ruta 32 que lleva hacia Limón.
Vista de un tramo de la ruta 32 hacia Limón localizado a la entrada de Guápiles. El pasado 2 de diciembre la Setena autorizó la viabilidad ambiental para ampliar la ruta 32 que lleva hacia Limón.

En abril, también se revisarán las estructuras sobre los ríos Chirripó y Reventazón, donde también se recomienda circular con cuidado. El proyecto para ampliar la carretera a Limón incluye otros 36 puentes, pero por ahora CHEC solo ha pedido inspeccionar tres.

Solano explicó que estos estudios permitirán determinar el tipo de reforzamiento que requieren estas estructuras, para garantizar su vida útil.

Un estudio del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) realizado entre noviembre del 2014 y marzo del 2015 advirtió del deterioro en todos los pasos elevados de la carretera a Limón, particularmente en ochos de ellos, que consideró en estado crítico.

La ampliación a cuatro carriles de la vía entre el cruce hacia Río Frío y Limón abarcará 107 kilómetros y fue aprobada por la Asamblea Legislativa desde febrero de 2015, cuando se dio el aval al préstamo por $395 millones con el Eximbank.

Desde entonces, el proyecto ha enfrentado varios retrasos por diferencias entre el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y la empresa china.

Esas diferencias incluyen las características del diseño, el refrendo del contrato y la obtención de permisos ambientales.

Entre las principales obras que contempla el proyecto está el reforzamiento de los puentes existentes, la construcción de 13 pasos a desnivel y 11 retornos.

Estas obras permitirán soportar el aumento en la cantidad de vehículos que transitan por esta carretera, cuando abra la nueva Terminal de Contenedores de Moín, lo que está previsto para enero de 2018.