Por: Juan Fernando Lara 31 diciembre, 2015

Juan Fernando Lara

Una grieta de al menos un metro de diámetro en una losa de concreto, obligó ayer al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) a cerrar una vía sobre el puente Juan Pablo II.

El carril afectado es el derecho, en el sentido entre Alajuela y San José, en la autopista General Cañas.

Desde las 6:30 a. m. de ayer, el MOPT recibió la alerta del hundimiento, por lo cual la Policía de Tránsito cerró el carril para prevenir accidentes, confirmó David Meléndez, director de Emergencias del MOPT.

Aseguró que ayer estaba previsto el inicio de obras de “carácter paliativo” .

Comentó que los trabajos podrían finalizar hoy, para así normalizar de nuevo el paso por una de las carreteras de acceso a San José más transitadas de todo el país.

Meléndez evitó detallar a qué hora podrían concluir las obras, a la espera de que en enero, en principio, se realizarán trabajos definitivos para corregir esta fractura sobre el puente.

Recordatorio de problema viejo. Este último desperfecto se suma a otras dificultades que aquejan a la estructura construida hace más de 35 años y que soporta el paso de al menos 90.000 vehículos por día.

Cuando se inauguró, la superficie de rodamiento era de cemento. Sin embargo, cuando fue necesario darle mantenimiento, se colocaron parches de asfalto en áreas desgastadas.

El efecto, con los años, la losa original quedó sustituida por una mezcla de materiales (cemento y asfalto), susceptible de fracturas.

Además, con el asfalto se taparon alcantarillas y las juntas de expansión del puente. Las juntas permiten a la estructura expandirse o contraerse por temperatura, sismos y el tránsito vehicular. Actualmente, el asfalto atrofia esa función.