Por: Diego Bosque 19 septiembre, 2016

No repetir los errores de la creación del fideicomiso para la construcción de la vía a San Ramón. Esa era la consigna del Estado a la hora de respaldar la ley para la nueva vía a Cartago.

En hora pico, las presas son largas en la vía a Cartago. | J. NAVARRO.
En hora pico, las presas son largas en la vía a Cartago. | J. NAVARRO.

Así lo explicó Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes.

El jerarca del MOPT detalló que buscaron evitar que la nueva legislación les impusiera un número determinado de carriles, características técnicas de las secciones y dejar espacio a otras figuras de financiamiento como la concesión o alianzas público-privadas.

Además, la Administración pretende agilizar la ejecución de esta obra, contrario al paso lento con el que camina el proyecto de la nueva carretera hacia San Ramón.

Villalta concluyó que la aprobación de la ley era necesaria para darle la tranquilidad a los cartagineses de que la carretera se va a concretar, independientemente de que lo haga este Gobierno o el siguiente.

La ley de fideicomiso de la ruta a Occidente se aprobó desde febrero de 2015. Sin embargo, más de un año después aún no se tienen detalles como el diseño, el costo del corredor, el monto de los peajes y la cantidad de estaciones de cobro.

Incluso, la fecha para empezar las labores es incierta.

La definición de estos detalles está a cargo del Banco de Costa Rica (BCR), entidad responsable del fideicomiso.

Roy Benamburg, gerente de Fideicomisos del BCR, señaló días atrás que están por finalizar el cronograma de trabajo de esta carretera.

Para esta obra, el Instituto Nacional de Seguros (INS) prestó $21 millones al MOPT con el fin de completar los estudios necesarios para la construcción y aportar el capital inicial.

El plazo del crédito aprobado por el INS es de 12 meses, a partir del inicio de los desembolsos.

Etiquetado como: