Por: Diego Bosque 28 noviembre, 2015

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) y la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) no ocultan su preocupación por el lento avance en la construcción del camino de acceso al nuevo muelle de Moín, Limón.

Los empresarios saben que que los atrasos en este proyecto afectarán la futura operación del muelle y, desde ya, responsabilizan al Gobierno por las consecuencias.

“Desde mediados de año hemos insistido a las autoridades del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) sobre este atraso y nuestra preocupación.

”También alertamos al presidente Luis Guillermo Solís desde hace meses”, dijo Rónald Jiménez, presidente de Uccaep.

La construcción de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) representa una inversión de $1.000 millones.

El megapuerto será administrado por APM Terminals, bajo el modelo de concesión por un plazo de 33 años.

Ridículo. “En cuanto a consecuencias, no solo es la multa, es el costo de oportunidad de que el país tenga un puerto de primer mundo incomunicado, es sencillamente ridículo”, agregó Jiménez.

Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), también criticó el poco progreso del acceso. “Estamos satisfechos por el avance del puerto, pero estamos muy preocupados porque no vemos que camine nada con la construcción de la carretera de acceso al nuevo muelle”, dijo.

Giselle Alfaro, viceministra de Infraestructura del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), señaló que no ha recibido cartas de los empresarios en las que se expresen sus molestias.

Etiquetado como: