Jerarca del MOPT confía en concluir obra a tiempo, pese a las complicaciones

Por: Diego Bosque 29 septiembre, 2016
Ñkdhj lxkgjhxlfgjhlxkgjhxlk hjlk xfhdfsdfhfgh | XFGH XFGHSDFDFSDFSDFS
Ñkdhj lxkgjhxlfgjhlxkgjhxlk hjlk xfhdfsdfhfgh | XFGH XFGHSDFDFSDFSDFS

La fabricación de las vigas de acero atrasaría la ampliación del puente sobre el río Virilla, en la autopista General Cañas, conocido como el de ‘la platina’.

La producción de estos componentes, más la importación de cuatro pines de apoyo para las cerchas de la estructura, así como la confección unos planos que contienen el detalle de las piezas que lleva la obra, son los principales inconvenientes del proyecto, según explicó Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes.

No obstante, el jerarca manifestó que hasta ahora se mantiene febrero del 2017 como la fecha de entrega del proyecto.

“Les he expresado (a los contratistas) que tenemos que buscar los mecanismos necesarios para cumplir con esa fecha, porque el asunto tiene unas complejidades que están asociadas con la capacidad instalada del fabricante de las vigas y con la producción de unos pines que se hacen en los Estados Unidos y, luego, deben ser enviados al país” , dijo Villalta.

Agregó que insisten ante los diferentes proveedores sobre la importancia del proyecto, para que aceleren su ejecución.

Los trabajos empezaron el pasado 25 de febrero . Ese día, el presidente Luis Guillermo Solís empeñó su palabra y la de Villalta, al asegurar que el reforzamiento y la ampliación estarían finalizados en un año.

“Aquí se comprometieron esfuerzos de tres administraciones, pero esta la va a terminar y la va a terminar en un año como máximo y, señor ministro, usted tiene la responsabilidad de cumplir con esa palabra empeñada ante los costarricenses”, expresó el mandatario en aquella oportunidad.

Por su parte, ese mismo día, Villalta comentó que la gente debía tener confianza en que los trabajos finalizarán en ese plazo.

De acuerdo con el plan original, en noviembre deben iniciar las labores a nivel de la losa del paso, lo cual afectaría el tránsito de vehículos en la zona.

Desde el 2008, cuando empezaron los problemas con las juntas de expansión del puente, el Estado ha invertido más de ¢9.400 millones aproximadamente, en diferentes reparaciones.

Esta cifra incluye los ¢7.409 millones de los trabajos que empezaron en febrero.

Diciembre. La oficina de prensa del Ministerio de Obras Públicas y Transportes informó de que las vigas estarían listas, a más tardar en diciembre.

Sobre los pines se desconoce cuándo estarán listos y cuándo llegarán al país.

Tampoco detallaron cuándo se concluirán los planos detallados de la obra.

Calvario. Entre los intentos de reparación que fracasaron está el reemplazo de la losa de la estructura, efectuada en el 2010. A los pocos meses de finalizar la sustitución, las rejillas instaladas empezaron a ceder, producto de la vibración de los vehículos.

Ese último proyecto costó $3,8 millones, los cuales están en disputa, pues el Estado le reclama a Soares Da Costa, firma encargada del trabajo, fallas en la colocación de la nueva superficie.

En agosto del 2011, el exministro de Obras Públicas y Transportes, Francisco Jiménez, indicó que construir un puente paralelo al actual tendría un valor (al tipo de cambio de entonces) de ¢7.650 millones, es decir, ¢1.800 millones menos que las tareas hechas desde el 2008.