Sindicalistas lanzaron zapatos, escoba y botellas a miembros de Setena

Por: Diego Bosque 26 enero, 2014

La audiencia pública en la que se discutiría la viabilidad ambiental de la nueva terminal de contenedores en Moín, Limón, se suspendió, luego de que se interrumpiera una moción presentada por José Luis Castillo, del Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap).

Tras este incidente, un grupo de sindicalistas la emprendió contra los funcionarios de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) que dirigían el evento, entre ellos Uriel Juárez, secretario general de Setena.

Los manifestantes lanzaron botellas, una escoba, zapatos y piedras, según dijo Pablo Bertozzi, subdirector de la Fuerza Pública.

“Pese a la orden de la Sala IV, nos vemos obligados a suspender de nuevo la actividad debido a los actos bochornosos”, dijo Juárez a través de los altavoces del evento.

“Tienen que estar presentes la empresa promotora del proyecto APM Terminals y no están; tiene que estar presente Japdeva y no está; el Consejo Nacional de Concesiones y no está; tiene que estar la municipalidad local y tampoco está”, dijo Castillo.

“Setena decidió finalizar la Audiencia Pública. En APM Terminals respetamos los principios de seguridad e integridad de las personas, por lo que esperaremos las indicaciones de Setena y las instituciones competentes sobre los siguientes pasos”, informó APM Terminals, por medio de un correo electrónico.

La Nación intentó conocer por qué Rogelio Douglas, gerente del proyecto y Paul Gallie, gerente general de APM Terminals, no asistieron a la cita. Sin embargo, Douglas declinó referirse al tema por tratarse de un “ asunto sensible”.

Por su parte, Allan Hidalgo, presidente ejecutivo de Japdeva, indicó que no se hicieron presentes porque la viabilidad ambiental no es un asunto de competencia de esta institución.

“Se trata del otorgamiento de una viabilidad ambiental de parte de Setena, por esa razón no asistimos”, declaró Hidalgo.

El jerarca criticó que Sintrajap cerrara los muelles para que los afiliados asistieran a la audiencia.

“Eso genera un atraso general en los puertos, pérdidas económicas y de imagen”, añadió.

Un crucero que estaba programado para llegar, ayer, a Limón sí atracó pese al cierre del puerto.

La presidenta de la República, Laura Chinchilla, criticó la cancelación de la audiencia con un mensaje en su cuenta de Twitter.

"Enemigos del progreso en Limón impiden audiencia pública ordenada por Sala IV”, escribió Chinchilla en la red social.