6 abril, 2015

La justicia brasileña aceptó el pedido de la firma constructora OAS, que solicitó ampararse a la ley de protección de quiebras debido a la “intensa restricción de crédito” que sufre por ser investigada en el marco del escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

OAS es el segundo consorcio constructor en Brasil, con proyectos por todo el continente.

En Costa Rica, la firma tenía la concesión del proyecto por $524 millones para construir la ruta de San José a San Ramón, pero el Gobierno rescindió el contrato en abril del 2013 y compensó a la firma con $28,5 millones, luego de protestas ciudadanas contra la iniciativa.

El plan consistía en una vía a ocho carriles de La Sabana al aeropuerto Juan Santamaría y de cuatro desde ese punto hasta el río Poás (Grecia), además de dos carriles desde ahí a San Ramón.

Luego se instalarían peajes por un valor de ¢4.000, ida y vuelta, una de las principales objeciones del movimiento vecinal.

En Brasil. La ley de protección de quiebras, que en Brasil se conoce como de “recuperación judicial”, permitirá a la constructora renegociar sus deudas con los acreedores y proveedores con la mediación de la Justicia para intentar evitar así la quiebra definitiva.

El Tribunal de Justicia de Sao Paulo indicó que el Grupo OAS tiene un plazo de 60 días, a partir del pasado 3 de abril, para presentar un plan de reestructuración de sus obligaciones.