Por: Patricia Recio 13 febrero, 2015

Desde árboles y piedras hasta tapas de alcantarilla o pozos de registro de concreto.

La autopista carece de barreras en el centro de la vía. | ARCHIVO
La autopista carece de barreras en el centro de la vía. | ARCHIVO

Todo aquello que represente un peligro para los conductores deberá se removido de la autopista Florencio del Castillo, que une San José con Cartago.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) adjudicó este trabajo a esa compañía costarricense mediante un contrato de ¢572,5 millones.

La intención es eliminar todos los elementos “que sobresalen” en la vía y colocar rejillas sobre las cunetas.

De ser necesario, se deberá modificar la estructura de los cabezales (bases) de las cajas de registro, cunetas, rampas de acceso y toda estructura cuya configuración represente un riesgo potencial en los márgenes de la autopista.

Por esta vía a Cartago transitan, en promedio, 32.000 vehículos cada día.

Cristian Vargas, gerente de Construcción del Consejo Nacional de Vialidad, explicó que tras la publicación en el diario oficial que se realizó el lunes, las demás compañías tienen un plazo de 10 días para presentar apelaciones. De no haber objeciones, el contrato debe ser refrendado por la Contraloría General de la República.

Una vez que la adjudicación esté en firme, la constructora tendrá un plazo de 90 días para ejecutar las obras.

Aún está pendiente la adjudicación del proyecto para colocar barreras que separen los flujos vehiculares en cada sentido a lo largo de 15 kilómetros entre Curridabat y Taras.

Para este proyecto presentaron ofertas la empresa Hernán Solís, por ¢1.761 millones, y la compañía Horizontes de Vías y Señales C.A.S.A., por ¢1.514 millones. Esta adjudicación sería anunciada el próximo mes.

La colocación de barreras protectoras se hará en la isla medianera, con el fin de reducir el riesgo de choques frontales que ocurren cuando un vehículo se pasa al carril contrario.

Asimismo, se colocarán barreras en los lados a lo largo de la la autopista.