Meteorológico prevé repunte de aguaceros en la vertiente del Caribe

Por: Juan Fernando Lara 7 julio, 2015
En varios sectores del la ruta 32 hacia Limón había derrumbes. A la altura del kilómetro 19, la Policía de Tránsito vigilaba una caída agua y, cerca, escombros por remover. | ALONSO TENORIO.
En varios sectores del la ruta 32 hacia Limón había derrumbes. A la altura del kilómetro 19, la Policía de Tránsito vigilaba una caída agua y, cerca, escombros por remover. | ALONSO TENORIO.

El augurio de que las lluvias en el Caribe aumentarán en las próximas semanas, condena a los usuarios de la ruta a Limón a más cierres y esperas a causa de derrumbes.

Para julio y agosto, el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) espera abundancia de lluvias, que ocasionalmente podrían derivar en fuertes temporales o “llenas” capaces de generar inundaciones y deslizamientos, y, por lo tanto, dañar infraestructura, incluida la ruta 32, y la agricultura.

El pronóstico se debe a la influencia del fenómeno El Niño (calentamiento de las aguas del océano Pacífico y enfriamiento en el Atlántico), que tuvo en mayo una fuerte manifestación de estas dos características.

Esto propicia un rápido aumento en su intensidad, al punto de que hoy es el segundo evento más fuerte en los últimos 30 años, y se pronostica que alcanzará su punto máximo este semestre, precisó Luis Fernando Alvarado, del área de Climatología e Investigaciones Aplicadas del IMN.

Ante este panorama, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) reconoce que no tiene más opción que seguir retirando escombros cuando haya derrumbes, y desviar el tránsito según corresponda, dijo David Meléndez, director de Emergencias de la entidad.

“Tenemos que tomar decisiones con perspectiva de país sobre las obras necesarias, como los túneles falsos. En nuestro país hacer esto es toda una aventura. Hay que planear las obras sin enfrentamientos entre nosotros”, dijo Meléndez.

El proyecto de túneles falsos en las zonas más propensas a derrumbes quedó descartado por el alto costo; también la posibilidad de ampliar esa vía.

Por los 37 km de tramo montañoso de la vía pasan, en promedio, 13.695 vehículos por día, y el 30% son camiones pesados.

Alerta amarilla. Ayer, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) ordenó el cierre de la vía desde a las 8 a. m., debido a por lo menos tres deslizamientos y torrenciales aguaceros. La medida se mantuvo todo el día y será hoy cuando se determine si se abre el paso.

También la ruta 126, por Varablanca de Heredia, estuvo sin paso, ayer lunes, por derrumbes.

Las rutas 424 (ciudad de Paraíso a Cachí) y la 230 (Capellades, Santa Cruz y ciudad de Turrialba) tenían paso regulado.

Parte del tránsito a Limón se desvía hoy por la ruta 10, entre Turrialba y Siquirres, la cual permanece bajo vigilancia y con mantenimiento permanente.

David Meléndez no descarta deslizamientos en esta vía, por lo que se mantiene vigilada, con ayuda de la Policía de Tránsito.

Debido a las lluvias ocurridas en la madrugada de ayer, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) elevó el nivel de alerta a amarilla para el Caribe, Sarapiquí y Turrialba, y se mantiene la verde en la zona norte.

Todas estas regiones apenas se reponen de la emergencia por el temporal de las semanas anteriores. Colaboraron Alejandro Nerdrick, Bryan y Josué Hernández