Por: Luis Miguel Herrera C. 28 enero, 2015

Las obras de ampliación que le sumarían dos carriles más al puente sobre el río Virilla, en la autopista General Cañas, empezarían hasta mayo.

Apenas la semana pasada, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) dio la orden para comenzar el diseño del proyecto, que permitirá contar con tres carriles en cada sentido de la carretera que une San José con Alajuela.

El responsable es el ingeniero Carlos Fernández, el mismo que propuso el reforzamiento de la estructura del puente.

Fernández tiene 69 días naturales para entregar el diseño y luego el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) se tomará cuatro semanas para revisarlo.

Una vez aprobado, la empresa Codocsa tendrá un año para construir los dos carriles, con un costo de ¢2.190 millones.

Actualmente, el puente solo posee dos carriles por sentido, lo que ocasiona un cuello de botella en este sector de la carretera Interamericana, por donde pasan unos 90.000 vehículos al día.

Según la oficina de prensa del Conavi, de ser necesaria la regulación del tránsito, esta se daría a partir de agosto o setiembre.

Suspendidos. Desde el 2013, la misma constructora Codocsa realiza mejoras en la subestructura y estructura del puente, conocido también como “de la platina”. Esas labores, sin embargo, fueron suspendidas desde octubre, para contratar la ampliación a más carriles.

El puente sobre el río Virilla, en la autopista General Cañas, recibe desde el 2013 un refuerzo en la estructura y subestructura. Los trabajos están en suspenso por las nuevas obras. | JORGE CASTILLO
El puente sobre el río Virilla, en la autopista General Cañas, recibe desde el 2013 un refuerzo en la estructura y subestructura. Los trabajos están en suspenso por las nuevas obras. | JORGE CASTILLO

El viceministro de Obras Públicas, Mauricio González, dijo, en un comunicado de prensa, que el reforzamiento de las bases está “prácticamente concluido”.

González pormenorizó que ya están listas las obras en las bases, las columnas, las pilas y los bastiones.

“Los trabajos del proyecto original se detuvieron porque la parte superior debe tener una forma distinta para ampliar hacia los lados y poder construir la estructura superior, las vigas del puente y la nueva loza”, indicó.

Por su parte, el ministro de Transportes, Carlos Segnini, aseguró , semanas atrás, que esta será la solución final a los problemas del puente, que tiene 53 años de construido.

Las señales de desgaste comenzaron en el 2008, cuando falló una de las juntas de expansión. Soluciones fallidas y la espera por la concesión de la ampliación de la vía, han atrasado los arreglos en este importante paso.