Congresistas iniciaron sus labores con remuneración de 3,77 millones mensual, más 500 litros de combustible para uso discrecional

Por: Aarón Sequeira 23 mayo, 2014
El diputado Humberto Vargas pide a los demás legisladores que renuncien al aumento de noviembre.
El diputado Humberto Vargas pide a los demás legisladores que renuncien al aumento de noviembre.

El diputado Humberto Vargas, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), pide a los otros 56 legisladores que renuncien al aumento del 5% que aún les queda por recibir, el 1.º de noviembre.

Vargas reaccionó al proyecto de ley para modificar la Ley de Remuneración de los Diputados que presentó ayer el presidente legislativo, Henry Mora.

"Yo les había enviado una carta a todos los jefes de fracción para que renunciemos a ese aumento y poder asignar ese sobrante (aproximadamente de ¢50 millones) al fondo de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS)", dijo el congresista.

El proyecto establece que, a partir de mayo del 2015, el aumento de los legisladores será anual, con base en la inflación acumulada del año anterior.

Así, dentro de un año se aplicaría la inflación del 2014 para hacer un incremento de porcentaje idéntico a la remuneración de los legisladores.

Si la inflación de este año resulta en un 4%, los diputados solo recibirán un aumento en el año por ese mismo porcentaje en el monto que se ganan por dietas.

La iniciativa apenas fue presentada en la Secretaría del Directorio, aunque podría tener el consenso de todos los diputados para votarlo a la brevedad.

"Hay un transitorio en el proyecto que pide que los cambios se apliquen a partir de mayo del 2015. (...) No sé si ya eso tenga consenso, incluso del Partido Acción Ciudadana (PAC), si es así, ellos pregonaron la austeridad durante la campaña y no la estarían aplicando", dijo Vargas.

En la iniciativa no se establecen cambios para los dos aumentos del año en curso, uno que ya se aplicó en mayo, y que dejó el salario de los nuevos congresistas en ¢3.776.000 y el segundo que se aplicará en noviembre, un 5% sobre el monto actual.

Los congresistas también reciben 500 litros de combustible al mes, para uso discrecional.

Además, el socialcristiano planteó la posibilidad de que los congresistas devuelvan lo que reciben de aumento desde mayo pasado, y que el salario sea de ¢3,58 millones.