Por: Esteban Mata Blanco 11 abril, 2015

Alajuela

Esta mañana en Alajuela, el presidente de la República Luis Guillermo Solís no descartó remover al ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, tras el más reciente escándalo en Zapote por el supuesto ofrecimiento de una embajada hecha por el titular de la presidencia al exviceministro Allan Ruiz.

El presidente dio las declaraciones en la puerta del Teatro Municipal de Alajuela previo a las actividades por la celebración de la gesta heróica de Juan Santamaría.

El mandatario respondió así a las consultas de la prensa sobre el accionar del ministro luego de que el exviceministro Ruiz revelara ayer que Jiménez le ofreciera un puesto en una embajada.

— Esteban A. Mata (@EAmata) abril 11, 2015

Ruiz renunció ayer a su cargo de viceministro de Telecomunicaciones junto a la ministra de esa cartera, Gisella Kooper, luego de una semana de críticas por impulsar una ley para regular el espectro radiofónico, la cual le otorgaba al Gobierno la posibilidad de sancionar a medios de prensa e inclusive hasta cerrar emisoras de radio y televisión.

Jiménez fue el encargado de solicitar la salida de Ruiz y Kooper y fue en este marco que según el exviceministro, le hizo la oferta.

La noticia generó malestar en redes sociales y comentarios a la prensa, ya que trajo de nuevo el tema de los ofrecimientos de embajadas.

El ministro de la Presidencia dijo en un comunicado de prensa que "rechaza" esas aseveraciones: "Es completamente falso que yo haya ofrecido una embajada al exviceministro Ruiz durante una conversación que sostuve con él la tarde del pasado jueves, cuando conversamos sobre el tema del borrador de radio y televisión del Micitt (Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicacones)".

— Alejandra Madrigal A (@Alemadrigalcr) abril 11, 2015

A principios de enero surgió otro escándalo que envolvió a Jiménez, en vista de que la procuradora general de la República, Ana Lorena Brenes, acusó que el hoy exviceministro de la presidencia Daniel Soley le había insinuado darle una embajada con tal de que no buscara la reelección y de que se cambiara el sistema de elección del procurador de la ética.

En esa oportunidad Jiménez salió bien librado, en tanto de que Soley sí renunció.

Jiménez no se hizo presente a las actividades del 11 de abril.