3 septiembre, 2013

Primero dijo que Costa Rica ha sido, históricamente, expansionista. Luego, que Costa Rica se apropió de Nicoya “por las armas” en 1824. Pero, para cerrar, invitó a Costa Rica a sentarse a negociar los diferendos limítrofes.

Ese fue Daniel Ortega, anoche, en su discurso al conmemorar los 34 años del Ejército de Nicaragua, durante el cual, por segunda vez, aludió su advertencia, si fuera el caso, de demandar a Costa Rica en la Corte Internacional de Justicia, Holanda, para recuperar lo que fue el Partido de Nicoya.

“Costa Rica no ganó ese territorio (Nicoya) en una Corte Internacional de Justicia. Fue por la fuerza de las armas y por eso Nicaragua está en pleno derecho de recurrir, si así lo considera, a la Corte para que se revise en qué condiciones es que pasó ese territorio a manos costarricenses. Fue por una ocupación militar, sí”.

El Gobierno de Costa Rica hasta ahora ha sido renuente a dialogar con Ortega sobre los conflictos limítrofes, tras la ocupación nicaragüense de tres kilómetros cuadrados de isla Calero, en Pococí, Caribe sur, en el 2010, que originó la demanda tica en la Corte.

Anoche, Ortega llamó a dialogar sobre ese diferendo.

“Lo ideal es que nos pongamos de acuerdo, dialoguemos, conversemos y que al final lleguemos a un acuerdo, a un tratado” en vez de “esperar a que la Corte (Internacional de Justicia) falle”.