Por: Álvaro Murillo 4 julio, 2014

El aumento en la tarifa de la gasolina se aplica desde hoy. | ARCHIVO
El aumento en la tarifa de la gasolina se aplica desde hoy. | ARCHIVO

El ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, sacó ayer sus palabras defensivas en una rueda de prensa en la que los periodistas le pidieron explicaciones sobre los jerarcas del gabinete pagados por la Universidad de Costa Rica (UCR) y sobre el incremento en los servicios públicos, incluida la gasolina que hoy amaneció más cara que nunca.

Tras decir que ahora conocen elementos que no conocían antes de entrar al Gobierno, un reportero de Telenoticias de canal 7 le cuestionó si estaban preparados para gobernar y esta fue su respuesta: “Perdón, yo creo que ustedes hace rato vienen manejando eso”.

“Lo que hicimos como propuesta (en la tarifa eléctrica) era lo que teníamos la intención de hacer. Se aprobó la tarifa plana diferida en 18 meses y hay que continuar con un foro nacional y medidas como como el uso austero de la energía, pero eso no se logra de la noche a la mañana. Nos dimos cuenta de que se necesitan plazos y tareas para modificar cosas de carácter estructural”, detalló.

Sobre la opción de reducir las tarifas (de luz) se preguntó: “¿Cuánto tenemos para hacerlo? Para hacerlo tenemos cuatro años”.

Ante la lluvia de preguntas de los periodistas, Jiménez habló más agitado y atropellando las palabras, dejando frases cortadas y corrigiéndose sobre el camino.

Antes, había empezado diciendo que el alza en combustibles “no la solicitó el Gobierno” y más bien siguen pidiendo explicaciones a la Autoridad Reguladora. “(Aresep) no ha aclarado cómo modificar la metodología, queremos saber qué proponen (para bajar tarifas). A Recope le estamos pidiendo una revisión del mecanismo de compras, para ver si hay alternativas o no. Este amento no lo ha pedido el Gobierno, sino que lo hace Aresep”.

Jiménez habló 39 minutos sobre esos dos temas y escuchó quejas de periodistas por su disponibilidad para atender consultas. A ellos les contestó que trata de estar disponible, pero que su agenda tampoco le permite la prontitud como esperan. Seguirá dando declaraciones dos veces por semana.