Próxima semana lleva proyecto de ley para reformar entidad, pese a las críticas

Por: Álvaro Murillo 26 septiembre, 2014

Mientras algunos diputados probaban varios caminos, esta semana, para liquidar a la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), su director, Mariano Figueres, estaba en República Dominicana en un seminario sobre ciberespionaje, porque confía en que la institución seguirá viva. Con cambios, pero viva.

Sí le preocupan, sin embargo, las intenciones de legisladores de recortar el presupuesto de la DIS, pues asegura que los ¢3.278 millones son el resultado de un ejercicio extremo de frugalidad que impide mayores reducciones. Sostiene que ya bajaron en un 29,5% el presupuesto de la entidad.

“Si recortan plata a la DIS, habría que cortar la luz o cortar el agua o los teléfonos. O tener a 170 funcionarios sentados en la casa sin poder hacer nada. El presupuesto que presentamos solo incluye planilla y lo básico, sin posibilidad de hacer nada más allá”, alegó ayer Mariano Figueres Olsen.

Da así la razón a congresistas adversos a la existencia de la DIS, que pretenden recortarle el presupuesto del 2015, como una manera de pararle la respiración y obligarla a un cierre técnico.

Entre estos diputados están el libertario Otto Guevara y Ottón Solís, oficialista de línea divergente con el Gobierno en materia presupuestaria y en el tema de mantener o cerrar la DIS, a la que critican por ejercer como “policía política”.

Los intentos de recorte presupuestario, sin embargo, no han fructificado, hasta ahora. Faltan 63 días para que se venza el plazo de la Asamblea Legislativa para aprobar el presupuesto de todo el Gobierno, incluida la DIS, adscrita al Ministerio de la Presidencia.

Esta discusión va en paralelo a un nuevo proyecto ideado por diputados de Frente Amplio para poner fin a la DIS, el cual tiene apoyo de parlamentarios de varios partidos.

Inquieto. Figueres expresó que le preocupa si esa iniciativa prospera, pues “Costa Rica necesita un organismo de inteligencia del Estado”, aunque dijo confiar en una reconsideración del diputado José Antonio Ramírez (Frente Amplio), proponente del cierre de la DIS.

“Él dice que no quiere una policía política. Diay, ¡yo tampoco!”, adujo Mariano Figueres, quien pretende presentar la próxima semana su propuesta de reforma legal a la institución, con detalles que aún no tiene concretos.

Sí adelantó que la entidad se llamaría Dirección de Inteligencia Estratégica Nacional (DIEN), que seguiría adscrita al Ministerio de la Presidencia. “Recordemos que se maneja información sensible y estratégica; debe estar bajo el mando de la máxima autoridad política”.

Figueres evitó criticar la intención del grupo de diputados de eliminar la institución y más bien aplaudió unas palabras del liberacionista Rolando González, a quien atribuyó haber dicho que los recortes presupuestarios deben aplicarse sin afectar la gobernabilidad.

González dijo el miércoles que no apoya el cierre de la DIS, pero que tampoco ha estudiado el proyecto de Ramírez.

El Partido Acción Ciudadana (PAC) , al que no pertenece Mariano Figueres Olsen, ha tenido en los últimos años una posición opuesta a la existencia de la DIS.

El presidente Luis Guillermo Solís, sin embargo, cree que la entidad es necesaria, por lo que se plantea no ir más allá de las reformas legales, para evitar la vulneración de libertades individuales.