Mandatario dice que debe ser responsable y por ende, primero debe analizar con detalle la propuesta, debido a las implicaciones que podría tener para el país

Por: Natasha Cambronero 12 mayo, 2016

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, dijo este jueves que se tomará "el tiempo necesario" para evaluar la oferta de la alianza de oposición que dirige el Congreso, de apoyar la propuesta del Poder Ejecutivo para ponerle un tope al crecimiento del gasto público.

El presidente aseguró recibir con satisfacción que los opositores desistieran de impulsar su propia iniciativa para limitar los egresos del Gobierno. Sin embargo, fue enfático en que primero debe analizar con cuidado la propuesta, debido a cualquier reforma fiscal conlleva implicaciones para el país.

Si bien los siete partidos que conforman ese bloque acuerparán la regla fiscal del Ejecutivo, también le piden a Solís los votos de la fracción oficialista del Partido Acción Ciudadana (PAC) para darle un trámite expedito a una serie de reformas para reducir las pensiones, los incentivos salariales y los gastos del Estado en general.

"Estoy analizando el texto con el señor ministro de la Presidencia (Sergio Alfaro); es una obligación hacerlo con detenimiento, así como lo hicieron con los señores y las señoras diputadas con la propuesta nuestra. Aquí no estamos en un toma y daca negociando cosas simplemente para buscar apariencias, sino para atender por el fondo los temas que son delicados en materia fiscal. Por lo tanto, nos tomaremos el tiempo necesario para que podamos conocer los detalles de los proyectos de ley y de las iniciativas para el diálogo".

"Lo más importante es que reconozco el esfuerzo que hace la Asamblea Legislativa por responder concreta y positivamente a una iniciativa del Poder Ejecutivo y vamos a continuar atendiendo esa nota con todo el detenimiento, la diligencia y la hondura que la carta amerita", expresó el gobernante.

Así reaccionó a la carta que le envió la alianza de oposición (integrada por los partidos Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Movimiento Libertario, Renovación Costarricense, Restauración Nacional, Alianza Demócrata Cristiana y Accesibilidad Sin Exclusión), en la que manifiestan su apoyo al proyecto de ley que el lunes presentó el Ejecutivo en el Congreso para limitar los egresos del Gobierno.

Las propuestas. Ambas iniciativas pretenden imponer una regla fiscal que impida al Ejecutivo subir el gasto más allá de ciertos límites, ante diversas circunstancias económicas.

La oposición proponía que, en condiciones adversas, la administración debía llevar el déficit primario a un 0%. Es decir, no podía gastar más dinero del que recauda por impuestos, sin contar con los intereses de la deuda pública.

Luis Guillermo Solís alegó que esa regla lo obligaría a recortar casi ¢1 billón y a despedir a 55.000 funcionarios públicos.

La oposición, entonces, desistió de impulsar su regla fiscal dentro de sus proyectos de contención de gasto público.

La iniciativa del Gobierno, en tanto, establece límites al crecimiento del gasto público de acuerdo con el tamaño de la deuda pública cada año.

Desechada su regla fiscal, el bloque opositor pidió al presidente los votos del PAC para el plan que fija límites al porcentaje de anualidades de los empleados públicos, entre otras medidas de contención.

Además, la Alianza espera apoyo para dar vía rápida a iniciativas en las que coinciden, como la que impone topes a las pensiones del Gobierno y del Poder Judicial, y el proyecto de Ley para mejorar la lucha contra el fraude fiscal, que permitiría a la Dirección General de Tributación embargar bienes y cuentas de contribuyentes morosos, con la orden de un juez, así como crear un registro de accionistas de las sociedades jurídicas.

Ante la posibilidad de dar un trámite expedito a esos expedientes, como pide la oposición, Solís insistió en que deben analizar la misiva, antes de tomar cualquier decisión.

Esas declaraciones las ofreció el mandatario en el Hotel Corobicí y no aceptó que se le hicieran más consultas sobre el tema.

Empresarios desconcertados. La actitud de Solís fue criticada por la Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep). El presidente de esa organización, Ronald Jiménez, calificó como una excusa la decisión del Gobierno de analizar la propuesta de la oposición con detenimiento y el tiempo que sea necesario.

“La oposición ayer (miércoles para el lector) aceptó que esa sea la iniciativa a discutir y sin embargo, el Ejecutivo sigue siendo menos que tibio con sus respuestas y tratando de desactivar una amenaza de huelga que se está haciendo sobre hechos infundados", declaró Jiménez mediante un comunicado de prensa.

Agregó: "El presidente Solís ha decidido tomarse el tiempo necesario para evaluar la oferta de la alianza, pero la verdad sea dicha, la propuesta es bastante clara y elimina todas las objeciones que el Frente Amplio y los sindicatos le han presentado a la población y con los cuales están tratando de engañarlos".