El presidente habló sobre los cubanos varados en la frontera norte durante la inauguración de la planta hidroeléctrica Torito, en Turrialba

Por: Aarón Sequeira 20 noviembre, 2015
Al cierre de su discurso en Jabillos de Turrialba, antes de cortar la cinta de una nueva central hidroeléctrica con una capacidad instalada de 50 megavatios (MW), Luis Guillermo Solís dijo que los más solidarios con los migrantes irregulares de Cuba son los dos distritos más pobres del cantón de La Cruz, Guanacaste.
Al cierre de su discurso en Jabillos de Turrialba, antes de cortar la cinta de una nueva central hidroeléctrica con una capacidad instalada de 50 megavatios (MW), Luis Guillermo Solís dijo que los más solidarios con los migrantes irregulares de Cuba son los dos distritos más pobres del cantón de La Cruz, Guanacaste.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, confía en que la reunión de cancilleres de la región el martes, en El Salvador, termine con el conflicto de los migrantes cubanos varados en la frontera norte, luego de que Nicaragua les cerrara el paso.

"Los cancilleres de Estados Unidos y Cuba tienen mucho que decir en este cuento, en esta historia", dijo el mandatario. Así lo expresó durante la inauguración de la planta hidroeléctrica Torito, producto de una alianza público privada entre el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), la española Gas Natural Fenosa y la costarricense Grupo Cuesta de Moras.

Según Solís, el país no dejará de ser un defensor internacional de los derechos humanos y tratará humanitariamente a los cubanos que arriesgan su vida para cumplir con su sueño de vivir en Estados Unidos, para lo cual espera alcanzar un acuerdo no solo con las naciones de la región centroamericana, sino más allá, con México, Colombia y Ecuador, por donde también transitan los isleños.

Para el mandatario, Costa Rica es tan líder mundial en el trato humanitario para los migrantes, como en la generación eléctrica sostenible con el ambiente, producto de la "fundación del ICE por un grupo de hombres visionarios hace más de 60 años".

Al cierre de su discurso en Jabillos de Turrialba, antes de cortar la cinta de la central hidroeléctrica con una capacidad instalada de 50 megavatios (MW), Solís dijo que los más solidarios con los migrantes irregulares de Cuba son los dos distritos más pobres del cantón de La Cruz, Guanacaste.

"No me extraña, porque los pobres son los más solidarios con los pobres", dijo el mandatario.

A pesar de reconocer que ven con preocupación el flujo constante de estos migrantes que ingresan a América Latina por Ecuador, Solís dijo que no dejarán de tomar acciones en contra de las redes de tráfico de personas que violan y roban a los viajeros por sus complicadas condiciones.

"Rompimos las cadenas de traficantes de personas, a pesar de sus consecuencias y vamos a continuar así", manifestó el mandatario.