Asegura que los legisladores deben ofrecer alternativa en caso de cerrar entidad

Por: Esteban Mata Blanco 14 mayo, 2014
El presidente Luis Guillermo Solís (c) reiteró su apoyo a un plan de cambio en la DIS a cargo de Mariano Figueres. Lo acompañaron los ministros Melvin Jiménez de Presidencia y Celso Gamboa de Seguridad. | JONATHAN JIMÉNEZ
El presidente Luis Guillermo Solís (c) reiteró su apoyo a un plan de cambio en la DIS a cargo de Mariano Figueres. Lo acompañaron los ministros Melvin Jiménez de Presidencia y Celso Gamboa de Seguridad. | JONATHAN JIMÉNEZ

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, desafió ayer a los diputados a llenar el vacío que dejaría un eventual cierre de la Dirección e Inteligencia y Seguridad (DIS), impulsado desde la Asamblea Legislativa.

“ A los diputados lo único que solicito es una cosa: si van a cerrar la Dirección de Inteligencia y Seguridad, potestad que pueden tener como legisladores, yo quisiera saber con qué la van a sustituir”, dijo el mandatario luego del Consejo de Gobierno.

Solís respondió así al impulso a planes de ley para clausurar la entidad por parte de los diputados Ottón Solís, del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), el libertario Otto Guevara y el legislador del Partido Alianza Demócrata Cristiana, Mario Redondo.

A ellos se unieron ayer Epsy Campbell y Franklin Corella del PAC y la bancada del Frente Amplio

Los congresistas cuestionan que se mantenga la Dirección de Inteligencia, a pesar de que el PAC impulsó, en el pasado, la necesidad de disolver este órgano de policía y seguridad, controlado por la Casa Presidencial.

A la DIS se le cobran supuestos trabajos de espionaje contra actores políticos críticos de gestiones de gobiernos pasados.

Sin embargo, Solís habló a favor de la legitimidad y la necesidad de que la institución se mantenga activa, y reiteró que promueve cambios para eliminar las funciones de espionaje político.

“Es necesario decir que existe la Dirección de Inteligencia y Seguridad, que ese es un vacío que no voy a dejar por responsabilidad ante la ciudadanía, hay, ciertamente, actividades de la Dirección que no pueden dejarse al garete”, expresó.

“No quiero ver convertida a Costa Rica en un hoyo oscuro, que no tiene contacto con las agencias de seguridad e inteligencia y seguridad de todo el mundo”, agregó.

La DIS y a Figueres. El presidente defendió, de nuevo, el nombramiento de su amigo Mariano Figueres en la dirección de la entidad.

La designación de Figueres es objeto de cuestionamientos por parte de legisladores y analistas.

El presidente recalcó que Figueres tiene dos maestrías en Gerencia y Administración por la Universidad de Stanford (EE. UU.), que lo validan para el puesto, además de que es alguien de su confianza.

Previo a ser juramentado como presidente, el 8 de mayo, Solís había dicho que Figueres no ocuparía puestos en su Gobierno.

Por otro lado, recalcó que nunca ha pretendido dejar a la DIS en su formato actual.

“Especialmente porque en las críticas que yo mismo hice, en su momento a esa entidad, considerábamos que debía de eliminarse cualquier posibilidad de que la DIS fuese a futuro, lo que en algún momento, en el pasado, llegó a ser: una policía política”, comentó Solís.

Sobre este cambio, agregó: “Mariano está calificado para realizar ese proceso de transición y tomo como muy legítimas y valiosas las preocupaciones expresadas en la Asamblea Legislativa”.

Sumado a esto, el mandatario advirtió que en caso de que los diputados eliminen la entidad por ley, deben tener una alternativa.

En el Congreso se abrió un debate sobre el papel de la DIS en el nuevo escenario político, luego del sorpresivo nombramiento de Figueres al frente de la entidad.