Canciller dice que sistema para acreditar delegados fue muy riguroso

Por: Aarón Sequeira 1 febrero, 2015
Daniel Ortega y Luis Guillermo Solís protagonizaron dos desencuentros en la cumbre de Celac. Aquí antes de la foto oficial, con el cubano Raúl Castro (izq.) y el dominicano Danilo Medina (arriba, der.) | RAFAEL PACHECO.
Daniel Ortega y Luis Guillermo Solís protagonizaron dos desencuentros en la cumbre de Celac. Aquí antes de la foto oficial, con el cubano Raúl Castro (izq.) y el dominicano Danilo Medina (arriba, der.) | RAFAEL PACHECO.

El presidente Luis Guillermo Solís calificó de “deplorable” la actitud del mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, de retirarse de la tercera cumbre de gobernantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Ortega abandonó la reunión el primer día de la cita presidencial (miércoles), que se realizó en el Centro de Eventos Pedregal, en Belén de Heredia.

El gobernante nica coló desde el miércoles a varios políticos independentistas puertorriqueños, tras acreditarlos ante la Cancillería con números de pasaporte nicaragüenses, principalmente a Rubén Berríos, presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

Para Solís, ese engaño era totalmente innecesario, pues Ortega podía haber informado primero que los traería y, además, podían hablar en la cita.

“No se podía quedar en la sesión de retiro (privada) de los jefes de Estado porque eso no se estila, pero sí podía traerlo e incluso ustedes vieron que yo no lo interrumpí (a Berríos) cuando el presidente Ortega le dio la palabra”, comentó Solís ayer.

La negativa del presidente Solís para que el puertorriqueño estuviera como jefe de delegación de Nicaragua en la reunión privada de los mandatarios fue la que originó la molestia de Ortega y, por tanto, el cierre anticipado de la cumbre de la Celac.

Actualmente, Puerto Rico es un territorio de Estados Unidos, país que no forma parte de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Seguridad. Para el ministro de Relaciones Exteriores, Manuel González, lo que hizo Ortega (incluir a puertorriqueños en la delegación) no se puede considerar una vulneración a la seguridad.

“El sistema de acreditación fue riguroso, tenía dispositivos de seguridad para verificar que no se pudiera falsificar”, dijo.

Aunque el canciller afirmó que desconoce los mecanismos empleados por la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) para evitar infiltraciones, indicó que, como mínimo, se verifican los antecedentes de las personas, si tienen orden de captura o algún vínculo con grupos extremistas.

“Se hizo un buen trabajo, se procesó la información de miles de personas”, añadió.

Para González, la actitud de Ortega fue la de acuerpar a los puertorriqueños y, como gobierno, puso a actuar a Nicaragua “en términos de un fiador”.

Luis Guillermo Solís comentó que sorpresas como la que dio el mandatario nicaragüense, solo producen desencuentros y entorpecen el buen desarrollo de una actividad como la cumbre.

“No sabe uno a qué atenerse; yo no tenía eso previsto en el guion porque nadie se comporta así en estas cumbres. Todos los gobiernos somos responsables y maduros”, dijo Solís.