Mandatario visitará vía y delegaciones de Policía, que debe ‘preservar soberanía’

Por: Álvaro Murillo 22 mayo, 2014

Solís entregó 90 camionetas doble tracción, nueve cuadraciclos, tres carros para llevar detenidos y tres microbuses. Pidió a los policías cuidar los recursos y señaló la continuidad de las políticas en seguridad. | JONATHAN JIMÉNEZ
Solís entregó 90 camionetas doble tracción, nueve cuadraciclos, tres carros para llevar detenidos y tres microbuses. Pidió a los policías cuidar los recursos y señaló la continuidad de las políticas en seguridad. | JONATHAN JIMÉNEZ

La trocha fronteriza, el proyecto más polémico del gobierno de Laura Chinchilla, será el destino de la primera gira de Luis Guillermo Solís, dos semanas después de asumir la Presidencia de la República.

Solís llegará este viernes a la zona limítrofe con Nicaragua para ver cómo está la calle y visitar delegaciones policiales, a las cuales subrayó ayer su función en defensa de la soberanía nacional.

Sin mencionar siquiera el nombre de Nicaragua ni mucho menos el del presidente vecino Daniel Ortega, protagonista del conflicto bilateral que cumplirá cuatro años en octubre, Solís recordó a los policías la necesidad de “preservar la soberanía nacional”.

Lo hizo durante un acto de entrega de unos 100 vehículos nuevos, la mayoría de los cuales están destinados a patrullar cantones fronterizos con Nicaragua, como Upala, Los Chiles (Alajuela) La Cruz (Guanacaste) y Pococí (Limón).

“Espero que esta flotilla se ponga al servicio de las mejores causas, de la paz ciudadana y la garantía de la preservación de la soberanía nacional”, dijo en su discurso.

“Soy defensor a ultranza de concepto de amistad de las naciones y mesura en las relaciones. Exigiré respeto a la soberanía nacional y a la bandera tricolor que la cobija.

”Espero respeto de naciones hermanas que deben ayudar a garantizar a la región tranquilidad, mesura y paz”.

Esto lo dijo al anunciar su visita a la trocha, bautizada como ruta 1856 en el gobierno de Chinchilla, quien ordenó la construcción como respuesta de defensa ante las amenazas de Nicaragua, según las denuncias de la Administración tica.

Esto ocurrió después de desatado el conflicto por la presencia de militares nicaragüenses en territorio fronterizo costarricense, en octubre del 2010. El caso está ahora en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en Holanda.

El proyecto de la trocha se desarrolló mezclado con casos de corrupción denunciados ante los tribunales, aunque los partidos opositores, incluido Acción Ciudadana (PAC), ahora oficialista, señalaron también responsabilidad en el nivel más alto del poder.

La carretera, sin embargo, debe construirse, dijo en campaña Luis Guillermo Solís, por considerar que mejora la calidad de vida de comunidades fronterizas y por su utilidad para la soberanía nacional.

Ahora decidió hacer de la trocha el primer destino de sus giras presidenciales. Pretende salir este viernes a las 6 de la mañana, recorrer la zona por aire y por tierra, y regresar el sábado por la tarde.

El ministro de Seguridad, Celso Gamboa, lo acompañará en la gira y dijo que la decisión de que fuera el primer punto para visitar puede obedecer a la continuidad de este Gobierno con el anterior, en materia de seguridad.